Lo más importante

Nódulos tiroideos: detectarlos a tiempo

Suelen descubrirse en forma casual al realizarse una ecografía de la glándula tiroides o al notar un aumento de peso y no poder bajarlo. La importancia de hacer chequeos médicos
     Comentarios
     Comentarios

La tiroides es una glándula en forma de mariposa, ubicada en la base del cuello, que tiene apenas cinco centímetros de diámetro. Su función es producir, almacenar y liberar hormonas tiroideas en el torrente sanguíneo. Estas hormonas son indispensables para el organismo. Por eso, si la tiroides falla, el funcionamiento del cuerpo también lo hará.

Uno de los problemas de esta glándula es la frecuente aparición de nódulos. Se originan por mutaciones genéticas. En su evolución natural pueden crecer (hipertrofia), disminuir (involución) o mantenerse igual.

"Al hacerse una ecografía, se cree que hasta en el 50 por ciento de las mujeres pueden encontrar, como hallazgo incidental, un nódulo tiroideo. Son más frecuentes en las mujeres que en los hombres, al igual que la mayoría de lostrastornos de la tiroides", detalla la doctora Belén Zanchetta, especialista en endocrinología del Instituto de Diagnóstico e Investigaciones Metabólicas (IDIM).

"Aproximadamente el 50 por ciento de la población argentina tiene nódulos en la tiroides y no lo sabe", coincide el doctor Norman Jalil, especialista en cirugía general y endócrina de Sublimis. Nos explica que, generalmente, las personas descubren que tiene nódulos de manera casual, por ejemplo, por estudios que se tienen que realizar en el cuello o porque pesan unos kilos de más y no los pueden bajar. El problema, asegura, es que son asintomáticos.

Entonces, ¿qué pasa si una persona tiene nódulos tiroideos y nunca se da cuenta? "Depende… Si es benigno no pasaría nada. Pero si no se detecta un nódulo y fuera maligno (es algo poco frecuente) tiene mayores chances de crecer e invadir", responde Zanchetta.

Cómo detectar un nódulo tiroideo

La palpación no es algo que se pueda hacer en casa, con un autochequeo. "Debe ser hecha por un médico porque no es fácil y se requiere experiencia. La tiroides se encuentra localizada debajo de la nuez de Adán y generalmente, si está bien, casi no se palpa. No hay una recomendación científica de autochequeo", explica Zanchetta.

Por lo tanto, la ecografía de tiroides es el mejor método para describir la anatomía glandular. "Permite ver nódulos desde 2 y 3 milímetros, y conocer sus características, a través de las cuales el médico se puede orientar. Lo principal es descartar que sea maligno, lo que solo pasa en el 4 al 6.5% de los casos", continúa la especialista.

"Si bien son benignos en su mayoría, algunos pueden derivar en un carcinoma de tiroides que requiere un tratamiento especial", completa Jalil. Por este motivo, es común que solicite estudios como la ecografía de alta resolución, la punción biopsia ecoguiada y el análisis de laboratorio, que lo ayudan a aconsejar a sus pacientes sobre cómo actuar en cada caso.

¿Quiénes deben realizarse una ecografía de tiroides?

Según la doctora Zanchetta, tienen que hacerse el estudio las personas que:

-Se palpan un nódulo o bocio. Aproximadamente, el 10 % de la población tiene nódulos palpables. Si alguien se palpa un nódulo en la zona central del cuello, debe consultar a un médico.

- Tienen alto riesgo de padecer cáncer de tiroides. Son las personas que tienen antecedentes de irradiación cervical o con historia familiar de cáncer de tiroides.

- Ya se les conoce la presencia de nódulos tiroideos. En estos casos, se debe realizar un control.

- Todo nódulo de tiroides, palpable o no, tiene que ser evaluado realizando una historia clínica y examen físico y una medición de TSH en sangre", explica la especialista.

El momento de la cirugía

Cuando es necesario operar, existen dos formas de resolver el problema. "Una es la cirugía tradicional, en la que se realiza una incisión de 6 cm en la base del cuello para acceder a la tiroides. La otra, aparece como resultado del desarrollo de las técnicas mini invasivas, y se basa en realizar una incisión de 1 cm y dos de 5 mm en el cuello.  A través de pequeñas cámaras de alta resolución que ofrecen una imagen amplificada de área de trabajo, se puede completar la cirugía con gran precisión y seguridad", cuenta el doctor Jalil. 

"Con esta técnica, hemos acercado a los pacientes la posibilidad de resolver un problema delicado de una manera más simple, ya que la operación dura una hora y media en promedio, es menos dolorosa, y ante todo ofrece resultados estéticos muy buenos", concluye el especialista.

 

Fuente: Entremujeres

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

Te puede interesar

Segui Leyendo