Preocupa supuesto abuso de autoridad de parte de gendarmes

Agrupaciones sociales denunciaron ante la comisión de Derechos Humanos del Concejo maltratos y requisas efectuadas por “simple portación de cara”. “Tiene que haber respeto de las garantías de los ciudadanos”, señaló la edila María Eugenia Schmuck
     Comentarios
     Comentarios

Agrupaciones sociales manifestaron en la comisión de Derechos Humanos del Concejo Municipal su preocupación por las “múltiples” denuncias contra el accionar de Gendarmería por supuesto abuso de autoridad. Criticaron que las requisas se efectúen, a veces, por “simple portación de cara”. “Tiene que haber respeto de las garantías de los ciudadanos”, señaló la titular de la comisión, María Eugenia Schmuck.

Según publicó El Ciudadano, la edila explicó que “muchos vecinos se sienten tratados como delincuentes” y pidió a los afectados o testigos que institucionalicen sus denuncias.

“En la reunión (con organizaciones sociales) nos comentaron que las requisas se realizan sin ningún criterio –Schmuck–. Nos plantearon que se están teniendo apremios con los sectores más humildes, más vulnerables, en donde por ahí los controles se realizan sin ningún criterio, es decir, no teniendo en cuenta la narcocriminalidad o la ruta de los delitos más complejos sino, simplemente, según cuentan los propios vecinos, por vivir en un sector vulnerable”.

“Saludamos la llegada de Gendarmería, pero tiene que haber respeto de las garantías de los ciudadanos”, enfatizó la concejala.

En tanto, desde la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), Florencia Dalnegro, advirtió que trabajan en la conformación de una “denuncia global” con todos los casos de maltrato para presentar a las autoridades provinciales.

“Hay denuncias de chicos que dicen que los paran, les encuentran un porro y les apoyan la cara contra el pavimento y les ponen una bota encima. Hay gente que es hostigada sólo por tener apellido Cantero aunque no tenga nada que ver con los detenidos así llamados. Hay un caso de un chico de apellido Cantero al que lo detuvieron cinco veces en una semana. Pasan cosas así”, ponderó e ilustró los excesos con otro ejemplo, el de albañil al que le encontraron un porro y los gendarmes “se lo hicieron tragar”.

“Hay toda una cuestión de moralina barata”, concluyó.

Comentarios