Los investigadores avanzan en las pesquisas para determinar por qué la pistola que usó Alec Baldwin en el set de Rust estaba cargada con una bala real que terminó con la vida de la directora de fotografía, Halyna Hutchins, e hirió al director de la película, Joel Souza. 

Los hallazgos revelados hasta el momento indican que extistieron graves fallas en las medidas de seguridad típicas para el manejo de este tipo de dispositivos.

Lo primero que alarmó a los detectives fue que la pistola que mató a Hutchins había sido utilizada por los miembros del equipo fuera del set "para divertirse", según datos de un nuevo informe. El arma puede incluso haber sido cargada con balas reales cuando se utilizó para lo que era esencialmente la práctica de tiro.

Alec Baldwin, luego del trágico episodio en el que mató por accidente a su compañera e hirió a otro.

Múltiples fuentes relacionadas con la producción de la película le dijeron a TMZ que el arma fue disparada en reuniones fuera de horario. También declararon que la policía encontró munición real y cartuchos de fogueo almacenados en la misma zona, lo que podría explicar cómo una munición real terminó en la recámara del arma.

Minutos antes de que Alec Baldwin apretara el gatillo y efectuara el disparo mortal, el arma pasó por las manos de otras dos personas en el plató: la jefa de armas y un ayudante de dirección.

Según la declaración oficial, la jefa de armas Hannah Gutiérrez había colocado tres pistolas para usar en la película en un automóvil gris que, debido a las restricciones de la pandemia, se mantenía fuera de un edificio parecido a una iglesia donde se estaba rodando el western "Rust", en Nuevo México. 

El ayudante de dirección, Dave Halls, fue quien tomó una y se la llevó a Baldwin. "Pistola fría", gritó, según el acta judicial, indicando que no contenía balas reales.

Varios empleados del rodaje en el que ocurrió la tragedia ya habían protestado no solo por supuestas malas condiciones laborales, sino además por falta de seguridad.

La policía llegó rápidamente al lugar después de que los miembros del equipo llamaran al 911, describiendo una escena caótica en la que dos personas fueron alcanzadas por el disparo de una pistola de utilería durante un ensayo.

Baldwin, que llevaba ropa de estilo occidental durante la escena, se cambió de atuendo y entregó su traje a los investigadores. "Esta ropa parece tener manchas de sangre", dice la declaración jurada.

En los días previos al incidente mortal, hubo señales preocupantes en cuanto a la seguridad en el plató. Dos miembros del equipo dijeron a Los Angeles Times que el doble de Baldwin había disparado dos veces el 16 de octubre con un arma que le habían dicho que estaba "fría". 

Horas antes del rodaje del jueves, varios miembros del equipo abandonaron la producción en protesta por lo que consideraban condiciones deficientes y trabajo no remunerado, informó el Times.

Halyna Hutchins tenía 42 años y, en 2019, había sido nombrada como una de las "10 directoras prometedoras de fotografía que están dejando su huella" por la revista American Cinematographer.

La jefa de armas, que aún no habló públicamente, está en el centro de las investigaciones. Es que semanas antes de la tragedia había admitido que no estaba segura de estar preparada para el trabajo.

Alec Baldwin manifestó su tristeza tras el episodio. "No hay palabras para expresar mi tristeza y conmoción ante el trágico accidente que arrebató la vida de Halyna Hutchins, una mujer, madre y compañera profundamente admirada por todos nosotros. Estoy cooperando con la investigación para saber cómo ocurrió esta tragedia", excribió en su perfil de Twitter.

El intérprete, que también hirió al director del filme, Joel Souza, añadió que está en contacto con el marido de la víctima mortal. ”Mi corazón esta roto por su marido, por su hijo y por todos los que conocían y querían a Halyna”, sostuvo.