En una entrevista con el diario español El Mundo, Andrés Calamaro ensayó una particular defensa por la continuidad de las corridas de toros.

"A los animalistas les pido que abran bien los ojos. Mientras mucha gente se muere de hambre, se gastan miles de millones de dólares en alimentar perros y cortarles el pelo. Ésa es una industria que conviene”, comenzó, para luego poner en cuestión una contradicción existente a sus ojos.

"El cariño que le depositamos a un perro, es el que le restamos a nuestras propias familias en algunos casos", deslizó el músico.

"No sé por qué se ataca este mundo taurino. Puede haber una conspiración de los fabricantes de comida para perros”, explicó, en otro tramo de la entrevista.

La afirmación tuvo su réplica en Twitter, con más críticas que adhesiones.

En el terreno laboral, el ex Abuelos de la Nada contó que prepara un libro de 200 fotografías taurinas “y un disco (de estudio) que vamos a grabar durante los próximos meses” que presentará con giras “en Estados Unidos Sudamérica con el formato trío «Licencia para cantar»".