Ya no hay detenidos por el crimen de Lola Chomnalez

El ADN del hombre detenido este miércoles por el crimen de la adolescente no coincide con el de la muestra de sangre hallada en la mochila de la víctima, por lo que la jueza decidió liberarlo. Así el caso parece volver a fojas cero
     Comentarios
     Comentarios

El ADN del hombre detenido este miércoles por el crimen de la adolescente Lola Chomnalez, cometido en diciembre último en el balneario uruguayo de Barra de Valizas, no coincide con el de la muestra de sangre hallada en la mochila de la víctima, según informaron este jueves fuentes del Ministerio del Interior de Uruguay. De esta manera, no hay más detenidos por la causa.

El análisis fue realizado en las últimas horas por la Policía Científica de Uruguay, en los laboratorios de la ciudad de Montevideo, y el resultado fue entregado esta mañana a la jueza de Rocha, Silvia Urioste, a cargo de la causa.

Con estos resultados, la magistrada liberó al sospechoso, de unos 27 años y que reside en Valizas.

Los voceros indicaron que esta persona quedó implicada en la causa luego de que evidenciara varias contradicciones al declarar ante los investigadores de la Unidad de Hechos Complejos de la Jefatura de Policía en la capital uruguaya, por lo que quedó detenido allí y ayer fue llevado a Rocha para ser indagado por la jueza Urioste.

El ministro del Interior de Uruguay, Eduardo Bonomi, dijo este miércoles a la prensa que el detenido “declaró dos veces ante la Justicia” pero lo hizo “de forma contradictoria e inconsistente".

El funcionario también precisó que este hombre “tiene antecedentes delictivos y antecedentes de atentado al pudor en playas montevideanas”.

En tanto, otro vocero explicó que el detenido “cambió al menos cuatro veces su declaración judicial respecto de los días previos y posteriores al hecho” y aclaró que no había sido demorado por el caso Lola anteriormente.

Lola (15) viajó a Barra de Valizas el sábado 27 de diciembre del año pasado para alojarse en la casa de su madrina, que se encontraba junto a su esposo y el hijo de éste.

El domingo siguiente, la chica desapareció cuando salió a caminar por la playa y dos días después fue encontrada asesinada a unos cuatro kilómetros de la casa, en una zona de médanos.

Mediante la autopsia se determinó que Lola murió por asfixia por sofocación y que presentaba varios cortes hechos con un arma blanca en distintas partes del cuerpo.
Durante la pesquisa, al menos once personas, entre ellas la madrina de Lola y su esposo, fueron detenidas como sospechosas y luego liberadas, al tiempo que se siguieron distintas pistas que posteriormente se descartaron.

El último de los detenidos, un cuidacoches de 27 años, fue apresado y posteriormente excarcelado en abril luego de que dio negativo el estudio comparativo de ADN con el perfil genético hallado en una mancha de sangre que había en la mochila de Lola, encontrada tirada cerca de la escena del crimen 17 días después de descubierto el hecho.

Este cuidacoches, apodado “El Chalila”, fue detenido en la ciudad de Rivera a partir de una llamada a una línea de denuncias anónimas por parte de una mujer que dijo que el autor del homicidio había sido este hombre y aportó datos que, para los pesquisas, eran importantes.

En su declaración de seis horas ante la jueza Urioste, el joven primero negó haber conocido a Lola pero luego admitió que estuvo con ella primero en la playa y después en la zona de médanos donde fue encontrado el cadáver de la chica semienterrado en la arena.

Sin embargo, el cuidacoches negó haberla matado y señaló que cuando estaban allí, la víctima “se desvaneció” y él se fue del lugar “asustado” por lo ocurrido.
Tras esa liberación, la Justicia uruguaya dispuso someter a un estudio de ADN al hijastro de 14 años de la madrina de Lola, que estaba con ellos en Valizas, aunque ese estudio también dio negativo.

Fuente: Télam

Comentarios