Central e Independiente se perdonaron, en un empate lleno de emociones

El Canalla y el Rojo igualaron 1 a 1, en el regreso de la actividad oficial de la Superliga. Los auriazules vencían por el gol de Zampedri, pero Gigliotti emparejó en el complemento. Los locales fueron mucho más en el segundo acto, con tres tiros en los palos, pero los de Arroyito dilapidaron dos mano a mano en el final. Fernández sigue invicto
     Comentarios
     Comentarios

Rosario Central e Independiente protagonizaron un empate eléctrico y lleno de emociones en el encuentro postergado de la fecha 11, cotejo que abrió el 2018 futbolístico en nuestro país. Canallas y diablos igualaron 1 a 1, pero cualquiera de los dos podría haber ganado si hubieran tenido más precisión en la definición.

Los auriazules ganaban por Fernando Zampedri a los 34 minutos del primer tiempo, tras un centro de Gil apenas pasada la mitad de la cancha. Ya en el complemento, a los 19', Gigliotti pudo emparejar luego de una gran acción colectiva, en el marco de un dominio nítido que se inició apenas arrancó el segundo acto.

Central, que no contó con los lesionados Ortigoza ni Camacho, lució ordenado y concentrado para neutralizar el juego del campeón de la Sudamericana en el primer acto. Y habían contado con pocas ocasiones hasta que la visita se puso arriba con el testazo goleador de Zampedri.Haciendo poco, los de Fernández se ponían arriba. 

Pero en segundo tiempo, con Ruben fuera por lesión, Independiente fue un aluvión. El ingreso de Benítez le dio la profundidad que no había tenido y enhebró una incesante cadena de situaciones de gol, hasta que casi a los 20' el Puma Gigliotti marcó la igualdad: centro atrás, remate de derecha que dio en el travesaño y se metió tras rebotar en la espalda de Ledesma.
 

El gol potenció a los de Holan, que pegaron otros tres tiros en los palos. Y cuando parecía que llegaba el segundo de los de Avellaneda, Central pudo golpear de contra pero falló: primero Carrizo, luego Becker y al final Herrera no supieron cómo vulnerar a Campaña, al que encontraron cara a cara.

El pitazo final de Penel le puso fin a un partido muy entretenido, que dejó a los centralistas invictos en la era Fernández, con 14 puntos y en el vigésimo puesto de la tabla; el monarca sudamericano, por su parte, se colocó cuarto con 22 puntos, a 8 del puntero Boca.

Comentarios