Un crucero de la compañía Norwegian Cruise Line, que se dirigía al glaciar Hubbard en Alaska con unos 2.000 pasajeros a bordo, sufrió daños el pasado sábado tras chocar con un pequeño iceberg, lo que le obligó a cancelar el resto del viaje. 

Si bien no hubo heridos y los clientes y el personal llegaron a los muelles de Alaska de manera segura, la línea de cruceros canceló el resto del viaje programado y regresará a Seattle el jueves por la mañana. El Norwegian Sun estaba en transición hacia el glaciar Hubbard en Alaska cuando el barco hizo contacto con un gruñidor, dijo la línea de cruceros a ABC News.

Un gruñidor es un pequeño iceberg que tiene menos de 3,3 pies de hielo sobre el agua y mide menos de 6,6 pies de ancho, informa el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo.Después del impacto, el barco cambió de rumbo para atracar en Juneau, Alaska, para una evaluación adicional. Allí, la compañía decidió acortar el crucero y cancelar futuros viajes.

Un crucero chocó contra un pequeño iceberg

"El barco recibió autorización de la Guardia Costera de los Estados Unidos y otras autoridades marítimas locales para regresar a Seattle a velocidad reducida", dijo un portavoz de Norwegian Cruise Line. "Todos los invitados actualmente a bordo desembarcarán en Seattle como se planeó originalmente".

Un portavoz de Norwegian Cruise Line le dijo a Cruise Hive que el barco estaba "envuelto por una densa niebla, lo que limitaba la visibilidad y provocó que el barco hiciera contacto con un gruñidor". Stewart Chiron, un experto en la industria de cruceros conocido como The Cruise Guy, dijo que los gruñidos son muy comunes cuando pasan por áreas con glaciares.

Chiron dijo que los barcos generalmente tienen una distancia de unos 300 metros de los glaciares y comúnmente tienen impacto con pequeños trozos de hielo que se desprenden pero lejos de los glaciares.

Si bien el impacto con estas piezas es común en el área, es poco común que un crucero cambie su viaje programado debido a tal impacto, dijo Chiron y agregó que Norwegian actuó con "mucha precaución" cuando decidió emprender su viaje de regreso a Seattle después de evaluar los daños. Dijo que el barco era "obviamente lo suficientemente seguro" ya que a los pasajeros se les permitió permanecer en el barco para regresar a Seattle.

Norwegian Cruise Line dijo que los pasajeros del crucero cancelado recibirían un reembolso completo, además de un crédito de crucero futuro adicional valorado en el 100% de la tarifa del viaje original pagada, según publicó ABCNews.