Lo más importante

Marcos Mudstock: “Tenemos un pacto con el público rosarino”

El locutor y humorista es un integrante histórico y miembro fundador de Les Luthiers, grupo que este fin de semana regresa a la ciudad para presentar “Viejos hazmerreíres”. Antes de la presentación, habló con “La primera de la tarde”, por Radio 2
0 Comentarios
0 Comentarios

Viejos hazmerreíres es una antología de grandes éxitos de Les Luthiers, lo mejor de espectáculos memorables como Los Premios Mastropiero, Todo por que rías, Por Humor al Arte, Lutherapia; todos ellos contenidos en una transmisión de radio como lo es “Radio Tertulia”

El grupo humorístico-musical se presenta este viernes, sábado y domingo en el Auditorio Fundación, Mitre 754.

Cabe destacar que no será de la partida, por problemas de salud, Daniel Rabinovich. Su papel será cubierto por Tato Turano y Martín O’Connor, reemplazantes estables de Les Luthiers, y el espectáculo se representará completo y sin modificaciones.

—¿Cuándo comenzó esta modalidad de venir a Rosario a estrenar las obras?

—Creo recordar que fue a principio de los ’80. La idea era ir quitándonos el miedo antes de caer en las garras de todos los críticos y nos viene muy bien porque tenemos un pacto con el público rosarino porque vamos con la cosa sin terminar de coser pero de paso ven un show de más de dos horas.

—Estás haciendo una suerte de “sincericidio” al decir que vienen a Rosario con la cosa a medio coser…

—Vamos a ser menos “auto-acusatorios”. Nosotros trabajamos y ensayamos muchos nuestro show pero a la hora de terminar el armado, y más cuando es una antología, nos crea la duda y decimos: “cual ponemos esta o dejamos la otra…bueno veamos cómo funciona…” y eso lo vemos en Rosario con lo cual a cambio el público rosarino ven tres o cuatro piezas más que en la obra terminada quizás no aparezcan.

—¿La respuesta del público determina que piezas quedan y cuales sacan de la obra?

—En gran medida. Con los años hemos ido aprendiendo, no tanto a acertar sino a tomar algunos recaudos para no equivocarnos en la elección, en eso consiste probar cada pieza.

—¿Cómo es dinámica y el funcionamiento del grupo, puertas adentro, a la hora de platear un espectáculo?

—Entre tantas cosas que hemos aprendido con este bendito trabajo es a trabajar eficazmente. Nos sentamos, sabemos que no tenemos los mismos gustos, y a la hora de hacer una antología cada cual tira sobre la mesa 10 o 15 piezas y vamos buscando coincidencias. Vamos puliendo, escuchando y recordando cosas. Aun así nos equivocamos. Recuerdo, creo que fue para esta antología, estábamos todos de acuerdo en reflotar “El asesino misterioso” que era el trailer de una película que termina contando quien era el asesino y estábamos felices porque teníamos un recuerdo bárbaro de la misma, la intercalamos en el espectáculo y ahí si nos dimos cuenta que quizás en tiempo que había pasado o por alguna otra razón, ya no nos gusto tanto. En el caso de “Viejos hazmerreíres” estuvimos todos de acuerdo en hacer la “Radio Tertulia” y pensamos en abrir esa pieza y que todo el espectáculo este contenido por una transmisión de radio.

—Si la memoria no me falla… ¿en dos años están cumpliendo 50 de trayectoria?

—Sí, claro… a nosotros no nos tiene que fallar la memoria (risas)

—¿Qué te pasa por la cabeza cuando pesás que pasaron 50 años desde el comienzo del grupo?

—Nosotros venimos conviviendo con esta cosa. Cada tanto, cuando paramos y miramos para atrás, decimos: “Mamita mirá lo que hemos hecho…” y el primer sentimiento es de agradecimiento. Hemos tenido una bendición con esta historia. Digo: “No me quiero hacer el modesto…se ve que somos muy buenos”. Esto que hemos fabricado es una maravilla.

—¿Hay alguna idea en el grupo de cómo celebrarlo?

—No, todavía no. Lino Patalano (productor) está pensando ese tipo de cosas pero todavía falta mucho tiempo.

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo