Mujeres, trans y travestis marcharon el último sábado en La Plata, contra los travesticidios al cierre de la primera jornada del 34° Encuentro Nacional de Mujeres.

Asimismo, denunciaron “persecución por parte del Estado” y consideraron que la falta de acceso al derecho a la identidad, la salud y un trabajo digno configura un “genocidio” que padecen las disidencias sexuales.

La comunidad travesti, trans está siendo víctima de un genocidio, no solo son travesticidios que llevan adelante personas individuales, sino por parte del Estado al querer normativizar las identidades” dijo Marlene Wayar, quien encabezo la marcha junto a Claudia Vazquez Haro, titular de la Asociación Otrans Argentina.

La activista trans y psicóloga social, aseguró que “este genocidio se viene cometiendo de manera flagrante, tenemos un promedio de 35 años de vida, y hoy quien estamos acá somos solo sobrevivientes, y solo seguimos naciendo”.

Una importante columna partió de la Zona Roja platense, recorrió las calles de La Plata par culminar en la Plaza San Martín, un espacio público que se encontraba sin iluminación desde esta madrugada a raíz de las inclemencias climáticas que afectaron la capital bonaerense. Según estimaciones.

Durante la movilización, Wayar aseguró que “la sociedad sabe que estamos presentes en cada una de las luchas por el derecho a la educación, salud y contra el gatillo fácil, y sabe que nos duele cada uno de los golpes que da el Estado, por eso queremos interpelarlos y que también les duela cada una de nuestras muertas”.

Más información

Con un duro pronunciamiento contra el ajuste, comenzó el Encuentro Nacional de Mujeres