Con un resultado de al menos tres muertos, Colombia se sumó desde este jueves a la oleada de reacciones populares en la región, después de los estallidos que en los últimos meses sacudieron a Chile y Ecuador en demanda de medidas para mejorar la distribución de los ingresos y poner freno a las propuestas de corte neoliberal.

Tras la huelga y las imponentes demostraciones de este jueves en las principales ciudades de Colombia, consideradas históricas por su magnitud en la prensa local, en distintos puntos del país se reportaron ataques contra el sistema público de transporte, algunos saqueos y otros actos de vandalismo que preocupan a las autoridades.

El presidente Iván Duque convocó en ese contesto a una reunión extraordinaria del consejo de ministros en la Casa de Nariño (sede del Gobierno) para analizar las protestas de ayer y las posibles medidas a tomar para apaciguar los ánimos.

El diario El Tiempo informó que es posible que de esa reunión surjan anuncios para la población, aunque esa versión no había sido conformada hasta la tarde de hoy.

El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, destacó que las demostraciones de protesta fueron en general pacíficas, aunque se reportaron actos de violencia que causaron la muerte a tres personas.

Trujillo informó que una de las víctimas falleció en disturbios en la ciudad de Candelaria y las otras dos personas murieron en choques con las fuerzas de seguridad en un centro comercial de Buenaventura, que estaba siendo saqueado por encapuchados.

Según el ministro, se desató "una oleada de ataques en distintas ciudades de Colombia que afectaron la integridad y la vida de colombianos, bienes públicos, propiedades privadas, establecimientos comerciales, sistemas de transporte masivo, estaciones de transporte y otros puntos centrales".

Sputnik, a su turno, destacó que las manifestaciones de ayer reunieron a 253.000 personas que participaron de 622 actividades y concentraciones en 350 municipios de 31 departamentos del país.

A esas marchas siguieron por la noche multitudinarios cacerolazos en varias ciudades del país, una actividad que hoy tenía réplicas.

"Somos un gobierno que escucha y que construye. Entendemos que la protesta pacífica es legítima en una democracia. Y que a lo largo de la historia han surgido frustraciones que debemos resolver y que hemos venido atendiendo", manifestó Duque anoche, después de la primera jornada de protesta.

Los manifestantes rechazan posibles reformas de flexibilización laboral y cambios en los sistema de jubilaciones, entre otros ideas de corte neoliberal que parecen lograr consenso en el gobierno.

En este contexto, los máximos dirigentes de las centrales sindicales colombianas pidieron una pronta reunión con Duque con la esperanza de iniciar un diálogo social, a la vez que advirtieron que seguirán apoyando nuevas manifestaciones ciudadanas.

Los sindicalistas también rechazaron los actos violentos que acompañaron el cierre de la jornada convocada por los gremios, que denunciaron infiltraciones durante la marcha de ayer .

Desde temprano, el sistema de transporte público Transmilenio fue bloqueado en Bogotá y en el vecino distrito de Soacha. En este último municipio las autoridades dispusieron un toque de queda para esta noche para menores de 16 años.

En Bogotá, el alcalde Enrique Peñalosa declaró la ley seca desde hoy al mediodía hasta mañana después de detallar los destrozos que hubo en la capital.

En su habitual rueda de prensa diaria, Peñalosa afirmó que 24 personas fueron detenidas en la capital por atacar comisarías, agredir a funcionarios del transporte público y dañar 265 contenedores de basura.

Agregó que durante el paro nacional fueron vandalizadas ambulancias, se robaron cientos de bicicletas y hubo saqueos en oficinas gubernamentales.

Al menos 68 estaciones del sistema de transporte público Transmilenio de la capital permanecían hoy cerradas después de haber sido dañadas con palos, piedras y pintadas.

Peñalosa dijo que estarán dos días cerradas por reparaciones. En Bogotá también se cancelaron las clases en la Universidad Nacional hasta el lunes.

Más información

Amnistía acusó a la Policía de Chile de matar, torturar y violar manifestantes