Luego de permanecer cerca de una década evacuados de sus hogares, los habitantes de la aldea japonesa de Katsurao comenzaron los preparativos para regresar a sus casas, luego de que las autoridades reabrieran parcialmente algunas de las zonas del área de exclusión delimitadas tras el accidente nuclear de Fukushima en 2011.

Takuya Ishida, director de Reconstrucción y Promoción de la Oficina de Katsurao, explicó que la aldea, hogar de unas 93 personas, fue declarada "zona de difícil retorno" debido a los altos niveles de radiación; no obstante, señaló que los residentes podrán comenzar a reasentarse de cumplir con ciertas medidas de seguridad.

Por el momento, los aldeanos tienen permitido permanecer durante las noches en sus hogares para realizar los preparativos de su regreso definitivo, siempre que llenen una serie de formularios y porten un dosímetro, con el fin de controlar los niveles de exposición a la radiación.

Se espera que el reasentamiento total de la comunidad comience la próxima primavera, una vez que las autoridades levanten por completo la orden de evacuación, según publicó RT.