Rosario Central la pasó mal un rato pero se terminó floreando este lunes ante Aldosivi en Arroyito, donde celebró una goleada por 5-1 para sellar su tercera victoria consecutiva en la Superliga, donde se ubica un poco más cómodo en la tabla de promedios.

En el primer tiempo, a los 35 minutos, Federico Andrada puso en ventaja el conjunto marplatense y a los 37, Diego Zabala marcó el rápido empate transitorio. En el complemento lo dieron vuelta Lucas Gamba (10’), Facundo Almada (18’), Sebastián Ribas (31’, de penal) y Ciro Rius (45’).

El local, conforme a los papeles, tomó la iniciativa al comienzo y se arrimó con riesgo pero su mediocampo no estaba firme cuando la visita recuperaba la pelota y sufría atrás. Así, tras un yerro defensivo, el Tiburón se puso en ventaja.

Para alivio del público canalla que llegó al Gigante a pesar del mal tiempo, la igualdad apareció rápido, con una buena definición de Zabala y desde allí el encuentro continuó parejo y atractivo.

Sin jugar un partido brillante, a la diferencia Central la hizo con la jerarquía de sus futbolistas, que comenzó a expresarse con el golazo en velocidad de Gamba, seguido de un cabezazo de Almada para desahogarse tras haber fallado antes del gol de Aldosivi y comenzar a liquidar el pleito.

Con orgullo, el Tiburón se animó a buscar el descuento pero quedó muy inestable atrás y los de Diego Cocca lo sentenciaron para llevarse nueve puntos sobre los últimos nueve, con una frondosa cosecha de goles.

Más información

El 25N tuvo su homenaje en el Gigante de Arroyito