Paulo Ferrari explicó este lunes que decidió retirarse como jugador porque ahora tiene “ganas de arrancar nuevos proyectos”. Agregó que “no hizo falta” hablar con el flamante DT canalla Edgardo Bauza y que está “tranquilo” con la determinación. Buscará seguir ligado al fútbol como entrenador, según señaló.

En diálogo con el programa A Diario (Radio 2), que conduce el periodista Alberto Lotuf, el Loncho expresó “hace unos meses” pensaba en colgar los botines. “Lo terminé de decidir. Estoy tranquilo. Vamos a arrancar otros caminos”, comentó.

“Me sentía bien, pero tengo 36 años. Ya sabía que el retiro iba a llegar. Tengo ganas de arrancar nuevos proyectos para los que me vengo preparando hace rato. Fue un conjunto de cosas y creí que esta era la decisión correcta”, sostuvo.

Además, manifestó que para jugar “en un club como Central, tan exigente, hay que estar al ciento por ciento y con la cabeza metida”. “Me gusta seguir ligado al fútbol, los métodos de entrenamiento. Vengo hablando con amigos, conocidos, técnicos. Es algo que voy a encarar ahora. Dirigir un equipo sería algo muy lindo, esto es parte de una preparación”, añadió.

“Jugué más de lo que imaginé. Estoy tranquilo, conforme con los años en los que me mantuve. De chiquito soñaba con jugar un partido, poder entrar. Con eso me realizaba, porque uno lucha tanto, hace tanto sacrificio, que lo máximo es entrar por el túner la primera vez”, subrayó.

Ferrari recordó la última lesión que sufrió y dijo que “había gente que decía que no iba a poder volver”. “Fue durísima y me costó mucho, pero pude reponerme y terminar jugando”, concluyó.

Más información

Con Ruben y sin Ferrari, Central puso en marcha la segunda era Bauza