La entrega de un bebé de parte de una pareja en Granadero Baigorria a cambio de dinero para comprar drogas tiene un trasfondo en el que se combinan la adicción, la violencia y la falta de recursos materiales y simbólicos. El relato de Claudia, quien refugió al niño en su casa y dio aviso a la Policía sobre lo ocurrido, desnuda esta trama dramática que se reproduce en muchos puntos del país. “La mamá dejó al nene en el suelo porque la pareja le pegaba y ahí se lo ofreció al muchacho por plata para comprarse una bolsa”, sostuvo esta vecina que vio a su nietita discapacitada reflejada en el bebé indefenso.

En diálogo con el programa Radiópolis (Radio 2), Claudia le puso nombres y le dio contexto a la noticia de la venta de un niño en Granadero Baigorria, conocida ayer. La mujer de 53 años es la mamá de una chica, amiga de “Blanquito”, el muchacho al que la pareja le dió al bebé a cambio de 300 pesos en una plaza local. Con el niñito en brazos, el joven buscó ayuda en la hija de Claudia y juntos tocaron a su puerta a las 2.40 de la madrugada del domingo.

“Yo me había despertado antes porque mi nieta es discapacitada, la atendí y me volví a acostar. Al rato vino mi hija con que Blanquito había encontrado a un nene, él me dijo que le había dado 300 pesos a la mamá en la plaza a cambio. Lo agarré, era muy chiquito y estaba frío. Blanquito se sacó la campera y se la puso encima, es un chico de 21 años, que vio todo. Contó que la mamá, después que el tipo le dejó de pegar agarró al nene y lo puso en el piso y le dijo «¿No querés al nene por 300 pesos para comprarme una bolsa?»”, comenzó la mujer, quien es vecina de los implicados y conoce a sus familias desde hace décadas.

Claudia llamó enseguida a la Policía para dar cuenta de la presencia del niño en su casa. Ya había llegado el patrullero cuando se acercó la mamá del bebé con tres hombres más. “Empezó a ser un show de que lo habíamos secuestrado, me empezó a insultar a mí”, mencionó. Es por esta reacción que temen represalias: “Le dijimos al comisario que tenemos miedo y la Policía manda al comando a patrullar y me dijeron que cualquier cosa los llame por teléfono. Es la primera vez que me pasa algo así”, advirtió.

“El nene estaba tan frío, con todo el pañal sucio, con olor a mugre vieja”, recordó sobre el contacto que mantuvo con el chiquito recién nacido. “Mucha gente me dijo que en mi caso no se hubiera metido en algo así pero es un bebé de un mes, es lo mismo que mi nieta de 12 años que está discapacitada, está indefensa igual que él porque ella es como un bebé”, expresó.

Más información

La mujer y el hombre que entregaron al bebé no fueron imputados y quedaron en libertad