En Chile se dieron muchos episodios violentos en el marco de las protestas sociales, sobre todo a partir de la represión policial que ya dejó 23 muertos. Pero la gran mayoría del pueblo chileno quiere avanzar en paz hacia una sociedad más igualitaria. Como los jóvenes -y no tan jóvenes- que ponen en práctica novedosos piquetes: “El que baila, pasa”, es la consigna.

Esta metodología de protesta “alegre” se empezó a gestar en la ciudad balnearia de Viña del Mar. Un grupo de manifestantes corta el tránsito y comienza a bailar, invitando a los conductores a que se sumen a la movida. El que lo hace -la mayoría acepta con alegría-, tiene vía libre para seguir circulando.

 

Las imágenes de estos singulares reclamos es están viralizando en las redes sociales, con el hashtag #NoEstamosEnGuerra, para repudiar la desafortunada frase del presidente Sebastián Piñera cuando comenzaron las revueltas en Santiago.