La autopsia de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado por un grupo de rugbiers violentos en Villa Gesell, confirmó que el muchacho de 19 años murió por un fuerte golpe en la cabeza. También tenía una lesión importante en la mandíbula.

Según informó Télam, Báez Sosa, murió como consecuencia de un fuerte "traumatismo de cráneo", de acuerdo a lo que pudo determinar la autopsia.

El joven fue atacado por 11 rugbiers a la salida del boliche Le Brique este domingo por la madrugada, el mismo día que planeaba celebrar su primer aniversario con su novia, Julieta. Los once fueron detenidos pero uno sólo prestó declaración.

La salvaje golpiza se habría desatado por un incidente menor que ocurrió adentro del boliche y fue filmada por una persona con su celular.

Como el hecho involucró a un grupo de rugbiers, la Unión Argentina de de Rugby (UAR) lanzó un comunicado de pésame por el “fallecimiento” de Báez Sosa, lo que generó una ola de críticas porque se trato de un homicidio.

Más información

Crimen en Villa Gesell: "Hay un par que son peleadores, a alguno se le fue la mano"

Asesinado por rugbiers en Villa Gesell: para el fiscal hubo “premeditación”