Una familia de la localidad entrerriana de Santa Elena le regaló a una niña de nueve años una pileta de lona luego de enterarse que usaba una vieja heladera llena de agua. El padre de Antonia Gómez había improvisado la "piscina" para que la pequeña paliara el calor.

Entonces, Maira Bianchini le propuso a sus dos hijos –ambos menores– entregarle la Pelopincho que tenían en el patio de la casa.


Antonia tiene el síndrome denominado Noonan. Se trata de un trastorno genético que evita el desarrollo normal en varias partes del cuerpo.

Ante el intenso calor que se vive en los últimos días en esta parte del país, su padre puso manos a la obra y acondicionó una vieja heladera en desuso para que funcione como pileta y su hija pueda relajar el cuerpo.

“Era de noche cuando les pregunté, así que esperemos que amanezca, desarmamos y luego se la llevamos como un presente para la hermosa Antonia” contó Maira a Info Santa Elena. Sergio Gómez, el padre de la menor, agradeció públicamente la iniciativa de la familia y compartió su emoción a través de un escrito en las redes sociales.




“Deshidratación interna externa produce el síndrome noonan, con urgencia en verano necesitaba una pileta, jamás llegué con la plata a comprar una pileta para Antonia. Los Sin Código (grupo amigos fieles) me ayudaron con dinero para comprar una, pero se enferma Antonia y el dinero se destina para dicha enfermedad y así una cosa o la otra y nunca puedo comprar tan preciado remedio como una pileta a tal sorpresa de está calidez humana invaluable actitud de regalar a mí hija lo que tanto esperaba gracias Maira Bianchini no cambies jamas”, manifestó Sergio.