Histotecnología: curso sobre nuevos aportes

Desde Inglaterra, el director del curso nos cuenta detalles del encuentro que tendrá lugar del 5 al 9 de abril por videoconferencia
     Comentarios
     Comentarios

Organizado por la Comisión de Técnicos del Hospital Garrahan, el curso “Nuevos aportes a la Histotecnología ” se desarrollará en tres sesiones por videoconferencia o bien de manera presencial en la Sede Garrahan de Pichincha 1881, CABA. En nuestra ciudad podrá accederse desde el Centro Científi

co Tecnológico CONICET Rosario de Ocampo y Esmeralda.

 

El histotécnico Carlos Nocera, director del curso, se desempeña en el St. James University Hospital de Leeds y nos comentó aspectos del curso así como las experiencias personales que lo han traído hasta la organización del mismo.

 

¿Cuál es tu experiencia formal en el campo de la histotécnica?

Hice dos tecnicaturas en histología y citología. Después varios posgrados en distintas universidades, unas 3000 horas más o menos, en técnica histológica, microscopía de todo tipo (electrónica, de fluorescencia, bifotónica, etc.). Más tarde pasé a la parte veterinaria para aprender de esta área y también botánica. En este momento estoy tramitando la reválida para un título de Licenciatura en Biociencias que es el título local. También me gustaría hacer un master en Administración Biofarmacéutica que es algo que me interesa mucho.

 

¿En qué universidades estudiaste?

Estudié en parte en la Universidad de Buenos Aires (UBA) donde hice dos años en Medicina de toda la parte humana básica (anatomía, fisiología, bioquímica) y después me fui a La Plata , donde en ese momento estaba la parte de técnica histológica. Lo mío es muy autodidacta o sea me formé de acuerdo a mis necesidades. Luego empecé a trabajar inmediatamente en histopatología y la idea fue moverme de laboratorio en laboratorio tratando de aprender distintas formas de trabajo en distintas especialidades. Así fue que pasé por dermatopatología, patologías renal, quirúrgica, de placenta, ginecológica y así fui sumando experiencia. Después fui técnico en citopatología en el CEMIC.

 

Tengo 27 años de experiencia y he pasado por más de 50 laboratorios en 5 países. Aquí he encontrado un sistema novedoso y totalmente diferente a lo que he visto en los EE.UU. y otros lugares.

 

¿Cuál es el objetivo del curso?

La idea es mostrar todo esto a la gente de Latinoamérica y en este caso particular viendo que esto se expanda a la Argentina también. Ahora lo organizamos con el Garrahan pero la idea es seguir difundiéndolo a través de otras instituciones porque creo que estas actividades ayudan a poner al día a los colegas. A pesar de que los latinoamericanos tenemos muy buena formación cuando llegué acá pagué un derecho de piso y fue muy duro. Estoy tratando de que aquellos que quieran seguir mis pasos vengan un poco más preparados. He trabajado mucho y también gratis para organizar y concretar este curso. Asimismo cuento con el apoyo del grupo del Hospital Garrahan quienes también han puesto dinero, para armar toda esta estructura.

 

Contanos de tu experiencia laboral.

Tuve mi propio laboratorio en la Argentina , durante cuatro años con unas 10.000 muestras mensuales, más volumen que el Hospital Británico. Luego transformé el laboratorio en una empresa; vendí el laboratorio y monté una fábrica para producir químicos para laboratorios. Me gusta mucho toda la parte de producción industrial.

 

Cuando empezó la fábrica gané un premio de la Organización de las Naciones Unidas a través del Banco Nación porque mi el objetivo era apuntar hacia el laboratorio verde, lo cual es muy importante en Latinoamérica. La idea es tratar de reemplazar químicos por soluciones biodegradables. La Universidad Nacional de Rosario trabaja muy bien en eso, tiene un laboratorio de química verde que anda muy bien.

 

¿Cómo llegas al Reino Unido?

Hace un par de años recibo una propuesta de Roche para venir a trabajar como asesor científico. Cuando llego aquí veo que asesorar en la parte científica y en la comercial, sin conocer el mercado y cómo funciona un laboratorio sería muy difícil. Empecé a trabajar en distintos hospitales, fui rotando por distintas ciudades y países tratando de absorber cómo son los sistemas de trabajo, qué tecnología usan. Esto me llevó a relacionarme con distintas empresas no solo en Reino Unido, si no también en Alemania, Croacia, España. Ahora terminé montando una empresa y trabajo de manera independiente.

 

¿Como te ves en un futuro cercano?

Estimo que termina mi etapa de trabajo en laboratorio asistencial y voy a pasar a la parte comercial, haciendo asesoramiento de empresas. También estoy escribiendo algunos artículos sobre el mercado de las biociencias (ver archivo adjunto). Según mis amigos soy un gitano latino porque estoy cuatro meses acá, después me voy a otra ciudad y empiezo de nuevo. Si arranco bien con el negocio tal vez me quede en Edimburgo, lugar que me gusta mucho.

Artículo C. Nocera - Revolución tecnológica en patología.

 

Comentarios