La Copa del Mundo llegó el último domingo a Rosario, la ciudad del astro Lionel Messi, en su última escala argentina antes de continuar su viaje por Sudamérica, en el marco del Trophy Tour.

El trofeo más preciado en el mundo futbolístico aterrizó al mediodía en el avión de Coca-Cola, uno de unos principales patrocinadores del Mundial Rusia 2018, junto con el ex delantero de Juventus de Italia y River Plate David Trezeguet, campeón con el seleccionado francés en 1998.

 

El cuarto tour de la Copa del Mundo recaló en Rosario luego de una estadía en Tucumán y Buenos Aires con exhibición en Berazategui, el predio de la AFA, en Ezeiza, y La Rural, en el barrio de Palermo con integrantes de los planteles campeones en 1978 y 1986.

Este lunes 2 de abril se la puede admirar en el complejo Metropolitano, en la marco de la exhibición, con la presencia de más futbolistas que supieron tenerla entre sus manos como Mario Kempes, Alberto Tarantini, Ubaldo Fillo

Trezeguet y la Copa del Mundo hicieron un alto en el camino con destino en el Monumento Histórico Nacional a la Bandera, un símbolo rosarino, con fotografías y un buen puñado de curiosos bajo el cielo cubierto de nubes.

La Copa del Mundo fue custodiada desde el aeropuerto de Rosario al Metropolitano por la policía santafesina dotada de tres patrulleros y dos motociclistas quienes ofrecieron seguridad a lo largo del bulevar Oroño mientras los rosarinos contemplaron ese pasar con asombro.

La Argentina, junto con Colombia, fue uno de los dos países elegidos para recibir al trofeo ideado por el escultor italiano Silvio Gazzaniga en 1974.

El Tour de la Copa del Mundo de la FIFA de Coca-Cola comenzó en septiembre de 2017, visitará más de 50 países y finalizará en Rusia, país organizador.