La noticia del fallecimiento de Manuel Valdez, mejor conocido como el Brujo Manuel, entristeció a personalidades destacadas del fútbol argentino. El místico personaje murió a los 61 años luego de haber permanecido internado tras haberse contagiado de coronavirus. 

Uno de los primeros en anunciar su fallecimiento fue el actual presidente de Estudiantes de la Plata. "Que descanses en paz, Manu. Cuidanos mucho desde arriba, como lo hacías acá", escribió Martín Gorostegui en su cuenta de Twitter.

Al mismo tiempo, medios de la localidad de La Plata también se hicieron eco de la muerte de un hombre muy conocido en la ciudad y sus alrededores, considerado una suerte de amuleto de la suerte del fútbol argentino.

La despedida en redes del presidente de Estudiantes de la Plata.

El Brujo Manuel, quien se desempeñó como acompañante de varios equipos argentinos, había sufrido en los últimos días una recaída a raíz de una neumonía que se agravó al contraer covid-19 y había sido trasladado a terapia intensiva.

La familia del hombre, que tenía diabetes y por lo tanto estaba catalogado como paciente de riesgo, había escrito en las redes sociales el pasado martes: "Buenas tardes gente: sigan rezando y pidiendo por Manuel, entró a terapia nuevamente, su estado es delicado!!!".

Juan Sebastián Verón también despidió al Brujo Manuel.

Valdez se hizo famoso por la ayuda que le brindó al plantel de Estudiantes en 2009, cuando con Juan Sebastián Verón como capitán y Alejandro Sabella como entrenador el equipo levantó la Copa Libertadores. Desde aquel momento comenzó una relación estrecha con el club.

También trabajó con varios equipos de Primera División como Newell’s Old Boys, cuando en 2018 el conjunto del Parque Independencia lo contactó la previa de un clásico frente a Rosario Central, y con el Independiente de Ariel Holan en la conquista de la Copa Sudamericana 2017, cuando el Rojo de Avellaneda superó al Flamengo en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

El Brujo Manuel acompañó a la selección argentina en la clasificación al Mundial de Rusia 2018.

Una de sus presencias más recordadas se produjo cuando la selección argentina visitó la altura de Ecuador en el partido decisivo por las Eliminatorias Sudamericana para clasificar al Mundial de Rusia 2018. En aquella ocasión, el por entonces conjunto dirigido por Jorge Sampaoli triunfó por 3-1 con tres tantos de Lionel Messi y se aseguró su participación en la última Copa del Mundo de la FIFA.

Manuel tenía su consultorio en Joaquín Gorina, un departamento de La Plata, al que concurrían decenas de fieles a bendecirse con sus dotes místicos, que según él mismo tenía desde su nacimiento.