Es sólo una cuestión de actitud

Este pequeño salchicha adora tanto a su dueña que es capaz de protegerla como si fuera un feroz Rottweiler
     Comentarios
     Comentarios

Comentarios