El partido de vida o muerte (no sólo aplica al fútbol)

     Comentarios
     Comentarios

El próximo sábado, se vivirá en nuestro país un evento deportivo único, y que será totalmente inédito, se enfrentan en una final, los dos rivales más importantes del país en el fútbol, que trasciende a la ciudad de Buenos Aires, y se vive con la misma intensidad en el país entero.

Ahora, ¿cómo influiría en nuestra salud, esos 90 minutos?, ¿cómo será la reacción de nuestro organismo ante esa final? Podríamos dividir  el efecto en nuestra salud en dos partes, la primera, como reacciona el organismo ante situaciones de estrés emocional, sea por un partido de fútbol , u otra situación límite, emocionalmente.

En primer lugar, ante la situación de estrés emocional, el organismo procede a reaccionar con un aumento de sustancias vaso activas, como adrenalina y noradrenalina, dos de las sustancias que producen vasoconstricción (se “cierran” las arterias) en nuestro sistema circulatorio, produciendo aumento de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca. Además, se produce un aumento de los factores protrombóticos (aumenta la posibilidad de formación de trombos en el organismo) con la posibilidad de que esos trombos impacten en algún lugar del cuerpo, como corazón o cerebro, produciendo un daño serio y, muchas veces con secuelas importantes.

Todo esto hace que ante una situación de estrés emocional, nuestro organismo se torne más vulnerable a eventos cardiovasculares serios.
En segundo lugar, ante estos eventos, pasan cosas por fuera de nuestro organismo, que aumenta la vulnerabilidad del cuerpo a eventos cardiovasculares mayores.

Habitualmente este tipo de partidos, de tanta trascendencia, nos reunimos a verlo entre familias, amigos o compañeros de trabajo, esas reuniones generalmente son con comidas, bebidas, cigarrillos y , en ocasiones drogas, ante la situación de ansiedad, claramente no se cuenta la cantidad de comida bebidas y tabaco, y posiblemente nos demos cuenta de lo que hemos consumido luego del partido, cuando tenemos que ordenar o limpiar  el sitio donde estuvimos. El alto consumo de  comida, bebidas etc., favorece a que nuestro organismo permanezca vulnerable, sumado a los factores que se describieron anteriormente.

¿Somos los latinos, los más pasionales en este tipo de eventos? No, definitivamente no.
En Alemania, por ejemplo, cuando se jugó la Copa del Mundo en el año 2006, cada vez que el equipo local jugaba un partido, el ingreso a las salas de guardia de los hospitales de ese país aumento 2,66 veces por enfermedades cardiovasculares agudas y reagudización de enfermedades crónicas cardiovasculares, y el día en que el partido contra Argentina que se terminó definiendo por penales, el ingreso las dos horas posteriores a las unidades coronarias se multiplico por 3.

En Inglaterra, el Mundial de Francia 1998, cuando Argentina lo elimina por tiros penales, el aumento de los ingresos a las unidades coronarias por eventos cardiacos mayores, se incrementó un 25% respecto a días sin partidos, lo que llevo a las autoridades de salud de ese país, a plantearle a la FIFA que los penales sean suplantados por otro tipo de definición, en pos de no tener ese incremento de enfermedades agudas, en otras palabras, no definir por tiros penales, por razones de salud pública. De más está decir que no se hizo lugar a ese planteo
Como ven, no solo los argentinos tenemos esa pasión casi(¿casi?) enfermiza por el fútbol.

Ahora bien,  ¿qué recomendaciones podemos hacer para que no tengamos el próximo sábado un aumento de los eventos cardiacos mayores en nuestro país?

En primer lugar, y creo que principalmente, tomar conciencia que es SOLO FUTBOL, ni más ni menos, solo fútbol, un partido entre dos equipos, rivales, no enemigos, que se enfrentan en una final, que luego de la cual, habrá un campeón, y un subcampeón, que uno ganará y el otro perderá, y que de acuerdo a nuestra simpatía por uno u otro estaremos en una de las dos veredas, y que el día siguiente, seguimos con nuestras vidas como el día anterior al partido, es decir, no tenemos que tomarnos “tan a pecho” ese evento.

Si estamos medicados por hipertensión arterial, o por problemas cardiacos, o por diabetes, no olvida tomar la medicación ese día( en realidad no debemos olvidar tomar la medicación nunca, pero ese día en particular). En caso que nos conozcamos demasiados “vulnerables” a los eventos deportivos, consultar a nuestro cardiólogo para saber si requerimos más medicación , o alguna diferente para los días previos y el día del partido.

Si nos reunimos a verlo con amigos, antes del partido, programar lo que vamos a tomar y comer, es decir que sea medido todo lo que habrá en la mesa, consensuado por todos, si fumamos, poner la cantidad de cigarrillos que fumamos un día normal, y no  tener  un acceso ilimitado a los mismos.

Tener a mano el número de emergencias médicas al que estamos afiliados.

Para terminar, simplemente recordar que es un evento deportivo, quizá el más importante en la  historia de estos dos clubes, pero es solo eso, un partido de fútbol, un evento deportivo único, inédito, pero todo terminara en dos horas, luego habrá cargadas, chistes, folclore futbolístico, pero solo eso, no es el fin del mundo, el lunes todos a trabajar como todos los lunes, y será anecdótico lo que sucedió el sábado.
Cuidemos el corazón siempre, pero ese día, sobre todo si sos de alguno de los dos equipos que juega, tomatelo con la pasión de siempre, pero con la convicion que es solo fútbol.

Comentarios