Una familia tipo de Rosario necesita 153 mil pesos para adquirir los bienes y servicios de una canasta básica, es decir para no caer en la pobreza.

La última medición del Centro de Estudios Sociales y Acción Comunitaria (Cesyac) arrojó un aumento de 5% de junio con respecto a mayo, de 32% en el primer semestre de 2022 y de 61% interanual. 

Las subas fueron múltiples y variadas. Para tener una dimensión del impacto en el bolsillo, esos incrementos implican tener que gastar 58 mil pesos más para adquirir la misma canasta que en junio de 2021.

El detalle del total de 152.901,30 pesos se divide entre "gastos de consumo para el hogar: $152.901,30" y "Productos de consumo masivo: $59.504,18". El informe completo, en el sitio de Cesayc.

Según el informe, el transporte subió 9,73%, los servicios para la vivienda, 6,03%. Por ejemplo, gas y electricidad se incrementaron un 16% y un 7,6%, respectivamente. Las prepagas otro 10% y el seguro del automotor, 25%.

En el último mes, se dispararon los precios de los comestibles envasados (8,99%) y las frutas y verduras (6,59%), y un poco menos la carne (3,38%).