Lo más importante

Becarios de CONICET Rosario recibieron Premios Innovar 2015

Ambos grupos que resultaron ganadores de la 11º edición del Concurso Nacional de Innovaciones INNOVAR estudian la reutilización de desechos para su aplicación en diversas industrias
     Comentarios
     Comentarios

Dos grupos del CONICET Rosario fueron premiados en el cierre la 11º edición del Concurso Nacional de Innovaciones INNOVAR, organizado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación.

“Utilización de proteína de suero de leche para reducir la astringencia del vino tinto, conservando sus propiedades terapéuticas” del licenciado Ignacio Cabezudo, becario del CONICET, cuyos directores son los doctores Diana Romanini y Carlos Boschetti, y se desarrolla en el Instituto de Procesos Biotecnológicos y Químicos (IPROBYQ CONICET-UNR), fue uno de los proyectos de investigación que obtuvo un premio de $30.000 dentro de la categoría “Alimentos”.

Por su parte, el trabajo “Obtención de fitoesteroles de alta pureza a partir de residuos de la producción de biodiesel” del doctor Guillemo Labadie y el licenciado Sebastián Jäger, pertenecientes al Instituto de Química Rosario (IQUIR CONICET-UNR) fue premiado dentro de la categoría “Fitomedicina” con $15.000.

El proyecto de Ignacio Cabezudo, Diana Romanini y Carlos Boschetti, estudia la aplicación en la industria de vino de un subproducto de la fabricación de queso. El grupo explicó que el vino, luego del proceso de fermentación, se convierte en una bebida oscura y opaca, de sabor inacabado (astringente) e inestable en el tiempo, debido a que contiene una suspensión de distintos compuestos, que es necesario clarificar para que decanten. Dicho proceso implica el empleo de compuestos importados que son muy costosos, por eso el grupo de investigación del IRPOBYQ vio en el uso de un residuo de la industria láctea, una alternativa accesible y ambientalmente amigable para llevar a cabo este proceso.

Los experimentos desarrollados por el grupo de científicos demostraron que las proteínas de suero de leche tienen la capacidad de reducir la astringencia del vino. Al mismo tiempo, son económicas, su uso no altera las propiedades antioxidantes de la bebida y no quedan residuos de proteína. Los investigadores aseguran que el empleo de dichas proteínas en la industria del vino contribuirá a su valorización, a la vez que reducirán los excesivos volúmenes de suero desechados.

El proyecto de investigación que desarrollan Guillermo Labadie y Sebastián Jagër busca producir sustancias de interés industrial a partir de los desechos generados en la elaboración de biodiesel. Particularmente, los esterilglucósidos, que están presentes en la soja de la que se extrae el aceite que luego da origen al biodiesel. En la elaboración de éste biocombustible, los esterilglucósidos se acumulan en los tanques, filtros y cañerías y obstruyen el proceso de producción, motivo por el cual las industrias deben parar sus plantas para limpiar estos desechos, que provoca grandes pérdidas económicas.

El grupo de investigación del IQUIR desarrolló un método eficiente y amigable con el medio ambiente que permite obtener fitosteroles con alta pureza. Este producto, de importancia industrial, es utilizado como agente anticolesterolémico en alimentos funcionales, en la producción de hormonas y en cosmética.

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

Te puede interesar

Segui Leyendo