Lo más importante

Cada vez son más los que usan "health trackers", ¿qué son?

Como un reloj, los dispositivos se llevan en la muñeca y llevan registros de los signos vitales del usuario. Los hay de distintos formas y están marcando tendencia. “Señor, ¿Podría decirme la hora?… ¿Y su ritmo cardíaco?”Éstas podrían ser las preguntas que en un futuro no muy lejano se producirían en una interacción callejera
0 Comentarios
0 Comentarios

“Señor, ¿Podría decirme la hora?… ¿Y su ritmo cardíaco? ¿Y la velocidad con la que camina cada mañana?”. Éstas podrían ser las preguntas que en un futuro no muy lejano se producirían en una interacción callejera y es porque los wearables, o los dispositivos de vestir, ya están formando parte de nuestro vestuario y de nuestros hábitos.

La feria anual de productos tecnológicos Consumer Electronics Show ha sido el escenario para el lanzamiento oficial de este tipo de dispositivos, sobre todo la edición 2014, aunque la producción de los mismos data del 2010, inclusive existen registros de intentos por incluir microprocesadores en los relojes y pulseras mucho antes de la década del ’90.

Todas las condiciones se dieron el año pasado, cuando empresas como Intel, Google, Apple, Sony, Adidas y Reebok expusieron en los pasillos de Las Vegas los primeros relojes, gafas, zapatillas y pulseras capaces de monitorear el estado de salud de un usuario.

Por más atractivos e innovadores que se vieran, el público debía responder a esta oferta y el paso del tiempo demostraba que no eran más que “chucherías” tecnológicas que rápidamente pasaban de moda. Según un estudio realizado por la firma GfK y difundido por el diario The Guardian, el 33% de los usuarios de wearables terminaba por desecharlo seis meses después de haberlo comprado, pudiendo ser la causante de abandono la falta de interés en los mismos.

Al parecer, que un reloj, una pulsera, un cinturón, las zapatillas, la camisa y hasta los anteojos estén conectados no representa una comodidad tal que los convierta en dispositivos de vestir imprescindibles, como sí llegó a serlo el smartphone que rápidamente desplazó a los celulares tradicionales del mercado.

El CES de este año presentó un giro que se vino gestando durante el 2014 y que ahora logra ganar adeptos, y es que estos wearables no solo son gadgets conectados sino también poderosos health tracker (rastreadores de salud) lo que ahora sí capta el interés de más usuarios.

La era de los health tracker

Desde hace tiempo existen formas de monitorear nuestra salud individualmente por medio de un medidor de presión a pilas o un controlador de glucemia portátil, por dar algunos ejemplos. Sin embargo, el salto hacia los health tracker representa la posibilidad de recolectar los datos, analizarlos y lograr diagnósticos y estadísticas por períodos para ver cómo evolucionamos.

Esto es posible gracias a una serie de condiciones que se fueron gestando en los últimos años, en concreto, la posibilidad de que una nube contenga datos individuales que se pueden tomar desde un reloj, un smartphone o un podómetro.
La Internet de las Cosas permite que cada vez más dispositivos “conectados” recolecten información de sus usuarios constantemente. Utilizando la nube como contenedor y medio de transporte, estos datos conviven dispuestos a que una empresa los analice, o que el mismo usuario también lo haga. Desde este punto de vista, la posibilidad de monitorear nuestra salud es más que una prestación tecnológica.

Al principio, se conocieron los primeros rastreadores de salud que cumplían una función similar a la de un podómetro, es decir, medir el esfuerzo físico, cifrarlo e informar al usuario. Luego, estos se fueron perfeccionando y convirtiendo en equipos que monitorean, generan rutinas y hasta permiten conectar con otros usuarios para sincronizar seguimientos.

Según indica la consultora Gartner, el 2015 representa un año donde los dispositivos conectados estarán en el frente de la escena. Aseguran que se venderán unos 15 millones de relojes inteligentes y al menos 68 millones de health tracker, lo que movilizará un capital de unos 7 mil millones de dólares aproximadamente.

Desde la agencia de marketing digital Bluecell, estos equipos serán “la plataforma perfecta para las estrategias de marketing de las empresas, tanto para recolectar datos de los consumidores como para crear interacciones con ellos”. En este sentido, Gartner asegura que “El reto está en que las empresas vean las posibilidades de esta tendencia y piensen qué nuevos servicios e información pueden facilitar al consumidor a través de estos nuevos soportes”, de manera de que no sean sólo gadgets tecnológicos que pasen de moda rápidamente.

También la consultora Juniper Research se hace eco de esta creciente tendencia cuando en su estudio “Smart Health & Fitness Wearables: Device Strategies, Trends & Forecasts 2014-2019″ pronostica que los wearables de salud triplicarán sus cifras de ventas en los próximos cuatro años, refiriéndose a los rastreadores como Xiaomi MiBand, que los cataloga como terminales básicas, frente a otras más complejas y elaboradas como Microsoft Band, Samsung Gear Fit y Fitbit Surge.

¿Qué health tracker te interesa?

Aunque todo indica que este tipo de tecnología capta cada vez más adeptos, existen también quienes se preguntan qué es un health tracker. Pues son dispositivos que devinieron de los relojes y teléfonos inteligentes, algunos conectan con ellos para su funcionamiento o carga de datos, y tienen como objetivo registrar la información sobre la salud y actividad del usuario, esto podría ser: ritmo cardíaco, nivel de glucosa en sangre, frecuencia respiratoria, cantidad y calidad de horas de sueño y rutinas físicas.

Echemos un vistazo de qué es lo último que el mercado de los health tracker puso sobre el tapete:

Durante el CES2015 Garmin presentó tres novedades, una es la banda de fitness vivofit 2 y que se caracteriza por su alamar anti inactividad. El dispositivo detecta cuando lleva cierto periodo sin movimiento y hace sonar una alarma hasta que ponga el cuerpo en acción. Además mide las calorías quemadas, las horas de sueño y hasta hace un comparativo de datos para verificar la calidad de sueño. Cuenta con aplicación (Garmin Connect) con la que se puede participar de retos para mejorar la condición física mediante premios.

También presentó Garmin Garmin Epix, al que cataloga como un smartwatches que ofrece un seguidor de aptitud física, apto para usuarios que disfrutan del running, ciclismo y natación. Interpreta los datos y los expone en modo de evolución. Pero si de relojes se habla, Garmin también expuso en Las Vegas el Fénix 3, un smartwatches multideportivo con GPS de última generación que también sirve para los usuarios deportistas.

Las personas que buscan algo más elegante dentro del segmento podrán optar por Misfit Shine Swarovski, un health tracker que nace de la alianza de Misfit y Swarovski para crear un rastreador de salud con terminaciones en cristales de lujo. Además de toda su distinguida belleza, ofrece un monitor de sueño, podómetro y contador de calorías quemadas. Aunque fue presentado en el CES, sólo se vende con pre-orden en el sitio misfit.com.

Si de minimizar costos se trata, Alcatel, el fabricante reconocido por ofrecer dispositivos de gama media en buen precio, también incursiona en el mundo de los health tracker con el reloj OneTouch que recién saldría al mercado en marzo de este año con potentes sensores para el seguimiento de la salud y aplicaciones. En el mismo carácter de costos, Lenovo VIBE Band VB10, que promete ser una conjunción del reloj Pebble y el rastreador Samsung Galaxy Fit, ofrece todas las prestaciones de un health tracker, además de interacción con redes sociales y servicios de mensajería, claro que enlazando con un iPhone o un dispositivo móvil Android.

La mayoría de estos dispositivos son pulsera o relojes, que es el modo más práctico de acompañar nuestras rutinas de ejercicios físicos. Sin embargo, se habla de que en un futuro los rastreadores de salud tendrán diferentes formatos adaptados a la velocidad con la que nacen nuevos equipos conectados en el entorno de la Internet de las cosas.

En este sentido, la tecnología de vestir ya está incorporada en la ropa, calzados, gafas, pero en adelante, quizás un simple adhesivo pueda ser el health tracker capaz de captar nuestro registro físico y ofrecernos una opción para mejorar nuestra calidad de vida. ¿Lo usarías?

Fuente: DonWeb

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo