Lo más importante

Cómo enseñar los colores a un niño daltónico

Es en la infancia cuando más problemas puede presentar el daltonismo, también llamado “ceguera de los colores”, ya que el niño no puede aprender los colores como los demás
0 Comentarios
0 Comentarios

Tal vez tardes un tiempo en descubrir que tu hijo es daltónico porque lo cierto es que no supone un problema serio de salud. Sin embargo, conviene tener en cuenta su dificultad para distinguir los colores con el objetivo de que no interfiera en el desarrollo del aprendizaje o le ocasione problemas de autoestima.

Si bien el daltonismo no tiene tratamiento, siempre es posible enseñar al niño algunos trucos para saber de qué color es cada cosa y que no se sienta diferente a los demás. Enseñar los colores a un niño daltónico es difícil pero lo que sí se puede conseguir fácilmente es que recuerde de qué color es cada objeto.

Problemas con los colores de los niños daltónicos

El daltonismo es un problema visual genético que dificulta la percepción de los colores, generalmente es hereditario y no tiene ningún tratamiento posible, pero las personas afectadas por esta dolencia conviven con ella con total normalidad y no afecta demasiado a su día a día.

Es en la infancia cuando más problemas puede presentar el daltonismo, también llamado “ceguera de los colores”, ya que el niño no puede aprender los colores como los demás. El hecho de que no pueda distinguir ciertas tonalidades puede causarle también problemas de aprendizaje si los libros de texto no están adaptados y requieren la identificación de colores.

Cómo aprenden los colores los niños daltónicos

Muchos padres tardan en darse cuenta de que su hijo es daltónico. Es cuando el niño empieza a colorear cuando descubren que puede tener algún problema en el desarrollo del sentido de la vista. Si el niño pinta el cielo de color verde, por ejemplo, es un indicio de daltonismo, aunque la primera impresión sea que tiene una imaginación desbordada.

El niño daltónico nunca va a poder distinguir los colores, pero eso no significa que no tenga que saber de qué color son las cosas. Un truco para que el niño puede colorear en clase como los demás niños es colocar en cada lápiz un pequeño cartel indicando de qué color es. El ingenio de los padres y los profesores es importante para que un niño que no puede distinguir los colores no se vea excluido del ritmo normal de sus compañeros y pueda tener problemas de autoestima.

También existe un código para distinguir los colores, a modo de método braille para la lectura de las personas invidentes, que facilita la integración de los niños daltónicos. Se llama ColorAdd y se trata de la identificación de los colores mediante símbolos. Cinco símbolos fundamentales que permiten identificar los tres colores primarios y también el blanco y el negro. A partir de ahí, los símbolos se conjugan para las diferentes tonalidades y de esta forma el niño reduce las consecuencias de la falta de percepción en los colores.

Fuente: guiainfantil.com

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo