Lo más importante

Denunciarán al anterior director de Pami por irregularidades

El nuevo titular del organismo aseguró que la anterior autoridad "no podía no estar al tanto" de las maniobras en la venta de medicamentos detectados en una auditoría. Hay médicos que hicieron 39.000 recetas por año

0 Comentarios
0 Comentarios

El director del Pami, Carlos Regazzoni, afirmó que denunciará a Luciano Di Cesare, anterior titular del organismo por las irregularidades detectadas en una auditoría que se dio a conocer esta semana. Unos 7.500 afiliados fallecidos que no habían sido dados de baja en el padrón figuraban como compradores de medicamentos.

Regazzoni advirtió que su "prioridad es que el dinero de los jubilados vaya a la salud y así terminar con los negociados", y relató que desde que se hizo cargo del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados detectó que "había médicos que hacían hasta 39 mil recetas por año".

Además, afirmó que en el poco tiempo que lleva de gestión encontró en el PAMI una serie de anomalías que pueden haber sido aprovechadas por una serie de personas aún no identificadas que le habrían costado el Instituto "unos 1.000 millones de pesos, en al menos los dos últimos años" y afirmó que ya realizó una presentación ante la Justicia. 

"Encontramos al Pami con una deuda de más de 5.000 millones más un déficit operativo de 250 millones de pesos mensuales" graficó, y añadió que se han advertido irregularidades por "sumas exorbitantes" que fueron denunciadas ya en la Justicia.

En ese plano, el funcionario -quien asumió con la administración del presidente Mauricio Macri- explicó: "Cuando comenzamos a analizar los gastos, uno era el de remedios y había patrones que llamaban la atención. 
Entonces nos pusimos a auditarlo y encontramos muchas irregularidades que implicaban sumas exorbitantes de dinero por año, y entre esas irregularidades había prescripciones realizadas a pacientes fallecidos, que seguían figurando aún como activos en el padrón, ya que el padrón no había sido adecuadamente depurado".

"La segunda irregularidad -continuó- que encontramos fue sobredosis, es decir personas que habían prescripto recetas que superaban por diez veces la dosis máxima de un medicamento; esto es que claramente la persona no la estaba consumiendo, entonces lo que podría estar ocurriendo es que utilizan la identidad para comprar remedios para después pasarlos al mercado negro o lo que fuere".

Y continuó: "La tercera irregularidad que encontramos es que había personas que recibían, por ejemplo, más de 30 medicamentos y que los habían comprado en un mes en 19 farmacias distintas en cuatro provincias, varias veces".
"Esto se realizaba reiteradamente, como una modalidad", enfatizo el director ejecutivo del PAMI.

Además, Regazzoni enumeró que "después había personas que figuraban como diabéticas, que consumían tiras reactivas pero que nunca habían consumido ni insulina ni medicamentos para la diabetes, con lo cual no son diabéticos y no requieren el control de los reactivos".

"Sumado todo debe dar más de 5.000 millones de pesos por año", denunció, y explicitó que también encontraron "médicos que hacían hasta 39.000 recetas por año, con lo cual claramente se estaba falseando su identidad y encontramos que había una denuncia del año 2003 de varios médicos que reportaron que se utilizaba la firma de ellos para autorizar recetas".

Regazzoni apuntó, además, que "había un informe de la auditoría del PAMI del 2009 que informaba sobre las realidades del padrón y ya la auditoría General de la Nación había advertido sobre estos problemas y que la institución recibía mensualmente un informe del contrato de farmacias donde informaban de las irregularidades y sin embargo no se habían tomado las medidas necesarias para corregirlo".

El titular del Pami llevó toda esa "operación" a la Justicia, ya que "no se habían implementado los controles tendientes a prevenir este tipo de acciones delictivas".

"Vamos a tener que implementar una serie de controles para garantizar las recetas, que sean seguras; poner tope a las cantidades, y auditar los desvíos y otras cosas", afirmó. 

"El problema lo vemos en todo el país porque estas redes se van cambiando de farmacias para que no se las identifique, entonces primero actúan en una provincia, después van a otra y después a otra", explicó.

Por último, el funcionario sostuvo que el Pami "tiene que autosustentarse, es una organización autónoma, por lo que hay que corregir los vicios de gestión, no hay que despilfarrar el dinero".

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo