Lo más importante

Embarazados: los hombres también pueden sentir náuseas y antojos

Se debe al síndrome de Couvade. Pueden experimentar disminución de la producción de testosterona o un aumento en la producción de estrógenos y prolactina
     Comentarios
     Comentarios

Durante el embarazo los hombres pueden experimentar cambios en la disminución de la producción de testosterona o un aumento en la producción de estrógenos y prolactina, lo que les lleva a que también puedan sufrir vómitos o antojos como las mujeres, según publica 20minutos.es.

"Pese a que se ha estudiado poco acerca de este fenómeno, diversas encuestas sobre las vivencias de hombres que se preparan para la paternidad, como la publicada por la American Psychological Association, certifican que, en la mayoría de los casos, los hombres padecen síntomas del síndrome de Couvade", ha comentado la psicóloga de blua de Sanitas, Gabriela Gómez.

En concreto, la experta ha informado de que los síntomas que con mayor frecuencia describen los hombres son náuseas y vómitos, repulsión a algunos olores y comidas, apetencia por ciertos alimentos (los famosos antojos), problemas intestinales y malestar estomacal, dolores de espalda, aumento o pérdida de peso, ansiedad, irritabilidad, cambios de humor o cansancio.

De hecho, en diversos estudios se ha puesto de manifiesto que entre el 10 y el 65 % de los hombres que van a ser padres presentan muchos de estos síntomas del síndrome de Couvade. "Sin embargo existe controversia entre las explicaciones. Lo que más peso parece tener es el fuerte estrés que se experimenta, y el grado de implicación del hombre con su pareja. El estrés intenso y sostenido en el tiempo da lugar a cambios bioquímicos en el cuerpo que pueden ser los responsables de muchos de los cambios hormonales y también psicológicos", ha puntualizado.

También es muy común que los hombres ganen algunos kilos durante la espera de su nueva paternidad. En este caso, la psicóloga ha comentado que algunos que pueden provocar un aumento de peso con, por ejemplo, el acompañamiento de la pareja en algún antojo, el estrés o la ansiedad producidos por la paternidad, así como la disminución de la práctica de ejercicio físico.

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

Segui Leyendo