Enfermedades cardíacas: El exceso de grasa abdominal es un indicativo del riesgo

Cerca de un 64% de las personas en riesgo alto de sufrir una enfermedad cardíaca o un accidente cerebrovascular tienen un exceso de grasa abdominal

     Comentarios
     Comentarios

El exceso de grasa abdominal es un indicativo del riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca. El exceso de grasa abdominal en torno a la mitad del cuerpo, llamada obesidad central, es un marcador de distribución anormal de la grasa. Una circunferencia de más de 88 centímetros en las mujeres y de más de 102 en los hombres son una señal, una mala señal.

Son datos del estudio EUROASPIRE V de la Sociedad Europea de Cardiología, presentado en Dubai (Emiratos Árabes) en el marco del Congreso Internacional de Cardiología y Salud Cardiovascular 2018. Cerca de un 64% de las personas en riesgo alto de sufrir una enfermedad cardíaca o un accidente cerebrovascular tienen un exceso de grasa abdominal. Además, el 37% tenían sobrepeso y el 44% obesidad.

Dado que el riesgo alto se define con una presión arterial alta, un colesterol alto y/o diabetes, el estudio reclutó a personas a las que se les había recetado tratamientos antihipertensivos, hipolipemiantes y/o contra la diabetes, ya sea dieta, hipoglucemiantes orales y/o insulina.

Se les preguntó sobre el hábito tabáquico, la dieta, la actividad física, la presión arterial, el colesterol y la diabetes. Se incluyeron medidas de altura, peso, circunferencia de la cintura, presión arterial, colesterol LDL y el nivel de glucosa en sangre. El 18% eran fumadores y sólo el 36% alcanzaban el nivel de actividad física recomendada, un mínimo de 30 minutos cinco veces por semana. Resultó que muchos de los participantes que no tomaban ningún tratamiento antihipertensivo y/o hipolipemiante tenían una presión arterial y un colesterol LDL elevados.

El estudio, aseguran sus autores, muestra que una gran proporción de las personas en riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular tienen un estilo de vida no saludable y la presión arterial, los lípidos y la diabetes sin controlar. 

Comentarios