Lo más importante

La grasa de la cintura es clave para la enfermedad del hígado graso no alcohólico

Esta enfermedad puede causar inflamación y eventualmente llevar a cicatrices permanentes, o cirrosis
0 Comentarios
0 Comentarios

La acumulación de grasa alrededor de la cintura puede causar complicaciones más graves que la obesidad en el desarrollo de la enfermedad de hígado graso no alcohólico (EHNA), según concluye un estudio que se presenta en el International Liver CongressTM 2016, celebrado en Barcelona.

El hígado graso no alcohólico es un trastorno en el cual la grasa se acumula en el órgano, pudiendo causar inflamación y eventualmente llevar a cicatrices permanentes, o cirrosis, lo que puede perjudicar seriamente su capacidad para funcionar.

Esta es una enfermedad fuertemente ligada a la obesidad, con una prevalencia de hasta el 80% en pacientes obesos, aunque también se detecta en un 16% de individuos con peso corporal normal. La forma magra puede llevar a diabetes, presión arterial alta e incluso la muerte. "Mientras que la EHNA se asocia comúnmente con la obesidad, la investigación ha puesto de manifiesto que un porcentaje de los pacientes en realidad no son obesos", afirma Rosa Lombardi, de la Unidad de Medicina Interna del Hospital Policlínico de la Universidad de Milán y autora principal del estudio.

"Es el primer estudio que muestra que los pacientes con hígado graso no alcohólico delgados que han aumentado los niveles de grasa de la cintura pueden estar de hecho en mayor riesgo que los pacientes obesos con hígado graso no alcohólico", agrega.

Más de 320 pacientes

Los investigadores del estudio italiano evaluaron las características de la EHNA magra en 323 pacientes con hígado graso no alcohólico confirmado por biopsia. Los sujetos fueron divididos según el índice de masa corporal (IMC). El estudio asoció significativamente a los pacientes con EHNA y una circunferencia de cintura mayor a 88,9 centrímetros en mujeres y 101,6 en hombres con el síndrome metabólico (una combinación de la diabetes, hipertensión arterial y obesidad), placas carotídeas (acumulación de sustancias grasas y depósitos de colesterol en la arteria carótida) y fibrosis (las primeras etapas de la cicatrización del hígado), en comparación con los pacientes obesos con hígado graso no alcohólico. Esto sucedió incluso en pacientes con peso normal.

La investigación también sugiere que las complicaciones metabólicas, cardiovasculares y del tejido causadas por la EHNA pueden ser detectadas con mayor eficacia mediante la combinación de mediciones del índice de masa corporal y la cintura.

"Este estudio ha demostrado que la severidad de la enfermedad de hígado graso no alcohólico no está necesariamente ligada a la obesidad de un individuo, sino, en su lugar, a la cantidad de acumulación de grasa que tiene alrededor de la cintura", dice el profesor Frank Tacke, miembro de la Junta de Gobierno de la Sociedad Europa para el Estudio del Hígado. "Los resultados han puesto de manifiesto la necesidad de más investigación sobre por qué el análisis de la cintura de una persona, y no sólo su peso, es importante en la detección de individuos en riesgo de complicaciones asociadas con esta enfermedad", concluye. 

Fuente: 20minutos.es

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo