Central no pudo romper el cero, pero no recibió goles y confía en la revancha

Los canallas igualaron con los paulistas el cotejo de ida de la primera fase del torneo de la Conmebol. Los auriazules intentaron pero no pudieron vulnerar al conjunto brasileño, que jugó buena parte del encuentro con diez por la roja a Rodrigo Caio. A diez del epílogo, Carrizo también se fue expulsado. El desquite será el 9 de mayo en el Morumbí
     Comentarios
     Comentarios

iframe src="https://rosario3.datafactory.la/html/v3/model.html?channel=deportes.futbol.sudamericana.425091&lang=es_LA&model=gamecast_v6&hidePagesMenu=true" width="100%" height="500" scrolling="auto" style="width: 1px; min-width: 100%; *width: 100%;" class="">

 

Rosario Central inició esta noche su camino en la Copa Sudamericana 2018 igualando 0 a 0 con San Pablo el juego de ida de la serie de primera fase del torneo continental. Ahora, deberán jugarse la clasificación el 9 de mayo en el estadio Morumbí.

El conjunto auriazul fue el que más buscó de los dos, pero no encontró lucidez para vulnerar la defensa del conjunto de Diego Aguirre, que desde los 35 minutos de juego jugó con diez por la expulsión de Rodrigo Caio. A ocho del final, Federico Carrizo también se fue expulsado en Central.


 

Central buscó desde el minuto cero, pero se dio de bruces contra la seguridad del arquero Sidão, que respondió de manera correcta cada vez que lo exigieron. Una de las más claras fue el tiro libre de Maxi Lovera que el guardameta despejó espectacularmente. También Ruben llevó zozobra, con un disparo externo recién iniciado el partido y con un cabezazo que pasó cerca.



San Pablo, con jugadores con oficio y la calidad brasileña, sacaba diferencias cuando tenía el balón y apostaba a alguna situación de contra como para pegar duro. Recién pudo hacerlo a través de Nenê, quien ya en el segundo tiempo le rompió el palo izquierdo al arquero Jeremías Ledesma.



La expulsión de Caio cambió los planes de la visita, que trató de resguardarse (sin suicidarse, claro) y le dejó la pelota a su rival. Aunque Central, pese a tener el dominio del balón, nunca encontró el volumen de juego que le permitiera (primero) ser superior y después arrinconar a San Pablo.

El Canalla mostró actitud para afrontar este duelo internacional, pero volvió a fallar a la hora de la elaboración, el gran mal de este equipo que necesita de jugadores como Ortigoza. Encima, a ocho del final se fue expulsado Carrizo y ya no hubo tiempo para ganarlo.

El desquite será el 9 de mayo en San Pablo y allí el auriazul tendrá la posibilidad de sacarle ventaja al cero en su arco logrado en la ida, ya que el tanto en condición de visitante tendrá una valía superior.
 

Comentarios