La producción de saliva cumple la importante función de mantener la boca y la garganta lubricadas, y si bien es un proceso que se da con regularidad, cuando ocurre durante la noche puede llevar a que cuando nos despertemos encontremos baba en la almohada, lo cual no es nada agradable.

Pero más allá de que se trate de algo que se da naturalmente en el interior de la boca, los especialistas apuntan que cuando babeamos mientras dormimos estamos frente a un "síntoma de que pasa algo".

Así lo indicó el doctor Alex Ferré Masó, médico especialista en medicina del sueño y miembro de Top Doctors. "Lo aconsejable es dormir respirando por la nariz y con la boca cerrada. La respiración tiene que ser pausada y regular, pero cuando hay babeo significa que hay algo no va bien", le dijo al portal ABC.

Una de las causas más frecuentes del babeo mientras dormimos es la obstrucción de las vías respiratorias.

El especialista explicó que la causa más frecuente de esto es la "obstrucción de la vía aérea superior", es decir "una obstrucción en la garganta o en la nariz" que también favorece los ronquidos.

"Es el trastorno que más se estudia", aseguró el experto, que además se refirió a otras posibles causas que motivan el babeo.

"Puede darse por alergia o constipado, aunque si pasamos a otras patologías llegamos incluso a la malformación craneal. Si el esqueleto y la boca no terminan de cerrar bien, motiva el babeo", añadió.

Además, para identificar la causa también es posible guiarnos según la frecuencia y momento del día en el que babeamos: si ocurre solo de noche es por la obstrucción de la garganta o la nariz, mientras que si también ocurre de día estaríamos hablando de alguna de las otras patologías.

¿Por qué babeamos cuando dormimos?

Aunque babear durante el sueño es normal, desde Emma–The Sleep Company destacan ciertos factores que pueden hacer que babees en mayor medida:

  • Tu posición para dormir: las personas que duermen de costado, boca abajo o con la boca abierta tienen más probabilidades de babear durante el sueño. Dormir boca arriba puede ayudar a minimizar el babeo
  • Infecciones y alergias: si tienes un resfriado, alergia estacional, faringitis u otras infecciones, puedes tener inflamadas las fosas nasales y bloqueadas las vías respiratorias, lo que te hace respirar por la boca y babear más de lo habitual
  • Apnea obstructiva del sueño (AOS): este trastorno respiratorio provoca pausas temporales en la respiración mientras dormimos, contribuyendo a que se respire más por la boca y aumentando la probabilidad de babear por la noche
  • Bruxismo: el babeo suele acompañar al bruxismo o rechinar de dientes durante el sueño por su asociación con respirar por la boca
  • Efectos secundarios de los medicamentos: la salivación excesiva y el babeo son efectos secundarios de ciertos medicamentos, incluidos algunos antibióticos, medicamentos antipsicóticos y medicamentos que se usan para tratar el Alzheimer
  • Reflujo gastroesofágico: ante la irritación del esófago, el cuerpo puede responder produciendo más saliva para aliviar esta irritación, lo que provoca más babeo
  • Hipersalivación: hay muchas personas que producen saliva en exceso