Lo más importante

Consecuencias de dormir menos de 8 horas al día

Si se descansa menos tiempo, se puede estar poniendo la salud en riesgo y es probable que se sufran las consecuencias a corto y largo plazo
     Comentarios
     Comentarios

Desde hace cientos de años se sabe que el sueño y su calidad tienen mucho que ver en diferentes aspectos de la salud, pues es justo al descansar cuando el cuerpo inicia determinados trabajos que no puede hacer durante el día.

No obstante, además de las consecuencias físicas, que se notan casi de inmediato, también hay graves efectos emocionales que pueden llegar a afectar a la persona cuando no se les da un control adecuado.

Tener un sueño placentero y sin interrupciones es un hábito que ayuda a equilibrar el estado emocional y físico de todo individuo; por ello, cuando alguien no duerme el tiempo aconsejado, lo más seguro es que sus efectos empezarán a disminuir su calidad de vida. 

Aumento de la presión arterial

No dormir, dormir muy poco o tener dificultades para conciliar el sueño influye de forma directa sobre la presión arterial.

Disfrutar de menos de 8 horas de sueño puede incrementar los niveles de presión arterial sistólica hasta 132, cuando lo ideal es que esté por debajo de 120.

Dificultades en el páncreas

La falta de descanso y sueño tiene una repercusión importante en la habilidad para procesar la glucosa, lo que conlleva a padecer altos niveles de azúcar en la sangre y a aumentar el riesgo de sufrir de diabetes tipo 2 y sobrepeso.

Incremento del apetito

La disminución del periodo de sueño está asociada con el incremento de índice de masa corporal (IMC). No dormir el tiempo adecuado disminuye los niveles de leptina (reductora del apetito), mientras que los niveles de grelina (estimulante del apetito) aumentan.

Por este efecto, se está relacionando la privación de sueño con el riesgo de padecer obesidad. Todo esto se debe a que el deseo de ingerir carbohidratos y calorías aumenta, creando a su vez una ansiedad por la comida.

Menor gasto de energía

Las personas que no logran conciliar su sueño de forma adecuada tienen menos probabilidades de ser activos físicamente, lo que deriva un menor gasto energético y, por ende, mayor acumulación de calorías.

Si a la reducción de la actividad física se le une el aumento del apetito y el deseo por ingerir alimentos poco saludables, es más que evidente que este tipo de alteraciones desempeñan un papel esencial en el peso corporal.

Efectos en el cerebro

El cerebro es uno de los órganos que más se afecta por el impacto negativo de no dormir la cantidad de tiempo adecuada.

Los  efectos sobre este son inmediatos, pues tras no dormir bien o tener una mala noche es difícil que la persona logre rendir cognitivamente y concentrarse en sus actividades.

Pero, además, a largo plazo, el cerebro disminuye su capacidad para limpiar las proteínas formadoras de placas que, más tarde, dan lugar a la demencia o la enfermedad de Alzheimer.

Sistema inmunológico débil

El agotamiento físico provocado por una mala calidad del sueño compromete al sistema inmunológico, generando un déficit de anticuerpos e incrementando el riesgo de padecer enfermedades e infecciones.

Estrés

Las consecuencias sobre el estado de ánimo son inmediatas y casi siempre se manifiestan con emociones de irritabilidad, estrés, ansiedad o depresión.

Después de tener una mala noche o no dormir lo suficiente, existe un mayor riesgo de padecer estrés porque aumentan los niveles de cortisol.

Dolencias

Tener menos de 8 horas de sueño al día implica un mayor riesgo de padecer dolencias musculares y fuertes dolores de cabeza durante el día.

Envejecimiento prematuro

El desvelo, junto con el cigarrillo y el daño solar, es de las principales causas de envejecimiento prematuro en la piel.

Durante el sueño el organismo incrementa los niveles de la hormona que le da elasticidad a la piel y que tiene un papel importante en la prevención de las arrugas.

Además, un buen descanso contribuye a la regeneración celular y disminuye el impacto de los radicales libres sobre los tejidos de la piel.

Debilita los músculos

De nada sirve entrenar horas al día para fortalecer los músculos si por la noche no se tiene un descanso adecuado.

Durante el sueño el organismo libera hormonas que regulan funciones principales, entre las que están las del crecimiento. Por esto, quienes duermen poco difícilmente desarrollarán sus músculos de manera adecuada y es muy probable que sientan mayor desgaste físico.

Fuente: mejorconsalud.com

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

Te puede interesar

Segui Leyendo