Curso de Introducción a las Medicina Tradicionales Indígenas

Estará dirigido a profesionales y estudiantes avanzados en ciencias de la salud  sociales, humanísticas y educativas
     Comentarios
     Comentarios

Salud y enfermedad, a lo largo de la larga historia humana tiene diferentes visiones, se asientan en filosofías diferentes y ofrecen prácticas propias; después de mucho andar hoy se trata de complementar los diferentes abordajes; en ese sentido el Instituto Universitario del Gran Rosario ha organizado, a partir del 28 de septiembre, un Curso de Introducción a las Medicina Tradicionales Indígenas en la sede que el I U G R tiene en calle Corrientes 1254. El mismo se prolongará durante los meses de octubre y noviembre. Estará dirigido a profesionales y estudiantes avanzados en ciencias de la salud  sociales, humanísticas y educativas.

Tiene como ejes: Cosmovisiones y filosofías; Orígenes de la medicina tradicional y chamanismo; Medicina tradicional indoamericana.

Rosario3.com fue en busca del testimonio de uno de sus organizadores, el Mg José Luis Aguirre, vicerretor del IUGR quien al fundamentar el curso, nos decía: “pensamos que la salud y la enfermedad forman parte de un proceso; no se trata de dos conceptos o categorías desvinculadas. Nosotros, a ese proceso lo llamamos Proceso de Salud Enfermedad y Atención; esto se asienta en el devenir humano: para que algo esté enfermo debió estar sano y viceversa; de estar sano puede enfermar. Entre ambos las sociedades se fueron organizando para atender a ambos estados: de salud y de enfermedadde acuerdo a su cultura y su momento histórico. Así nacieron los hospitales, los asilos los sistemas de salud, las instituciones donde se accede al conocimiento para hacer frente a las demandas de esos procesos.

Dentro de la Atención, Occidente creó y desarrolló un modelo al que orientó hacia la bio medicina. Que es la medicina que toma a lo biológico como su fundamento. A partir de los cuales elabora teorías dispositivos instituciones y estrategias. Donde salud enfermedad se explican a partir de lo biológico. Estamos en presencia de la Bio Medicina. Esta forma de entender la medicina como teoría científica cuenta en occidente con algo más de doscientos años de historia.

Dentro de la historia de la humanidad es un trayecto muy pequeño; sin embargo nosotros en Occidente no le prestamos a este hecho mucha atención y por su grado de eficacia creemos que ésta es la forma de encarar todo proceso de salud enfermedad. Pero nosotros pensamos que esa visión biomédica siempre existió, además por su eficacia creemos que es portadora de una VERDAD SOBRE LA VIDA, LA MUERTE Y EL SUFRIMIENTO.

En un tiempo es verdad dictada por lo religioso, luego ese criterio de verdad quedó depositado en la ciencia positiva, la biomedicina es uno de los mayores exponentes de la ciencia positiva; así es que la palabra del médico, el respaldo de la ciencia, generaron una legitimidad que se impuso a todas las otros maneras de atender el proceso salud enfermedad que quedaron relegadas a las prácticas circunscriptas a minorías.

Hay una preguntar para hacer, ¿cómo se curaba la gente antes del advenimiento de la biomedicina?

Con “otras” medicinas. Asentadas en otras cosmovisiones en otras miradas, que abrevaban en otros modos de pensar en otras filosofías.

Cuando ustedes hablan de cosmovisión indoamericana, ¿qué están queriendo decir?

En estos momentos podemos decir que en el mundo hay tres grandes cosmovisiones; la de la biomedicina que se legitima en la ciencia positiva; en oriente se practica la medicina china, la medicina hindú; en América desde la época precolombina tuvo y todavía tiene un desarrollo tanto teórico como práctico de la atención salud-enfermedad que puede esgrimir fundamentos de investigación, desarrollo y práctica de la misma. Su práctica cotidiana se remite a la periferia, zonas rurales, parajes apartados; esas medicinas incorporan lo ecológico a través de sus faunas y sus floras y en la relación animista que hace por ejemplo que la medicina americana esté amparada en lo espiritual, en lo mágico, en la relación con la naturaleza.

Las dos son legítimas, en cuanto que producen alivio al sufrimiento humano.

La medicina americana se practica en amplias zonas del continente, lo que ocurre es que la misma está imbricada en la práctica de la biomedicina.

Es esto una complementación no expresada; ¿podemos aspirar a una complementación de todos estos saberes y prácticas?

Sí, es esperable; siempre que no se desvalorice a ninguna; que se las respete a todas. Ambas remiten a distintos métodos; lo bio médico observa al sujeto para detectar signos y síntomas; la medicina tradicional americana tiene otro método; en Rio Negro hay un hospital en donde se practican ambos modelos de atención: la medicina mapuche y lo bio médico; el médico y el chamán trabajan conjuntamente. Ambos métodos son efectivos en los contextos en los que se los aplica: un integrante de una comunidad aborigen y sus descendientes remite a su referencia cultural, ven el mundo desde su visión desde su cultural y desde su capacidad de simbolizar ese mundo y lo que ocurre en él y la repercusión de su interrelación mutua. Ellas hablan su lengua y ven al mundo desde ella y significan lo que les pasa desde ella, y esto pese a vivir en el lugar del mundo donde estén. Pese a sentirse influenciados por la cultura del lugar una parte del ser de esa persona perteneciente a una comunidad aborigen ve el mundo desde su cosmovisión ancestral, lo entiende desde allí y el cuerpo biológico está adaptado a ese sistema simbólico. Nuestros cuerpos funcionan siguiendo a las coordenadas culturales que nos envuelven y atraviesan.

Mg. José Luis Aguirre, vicerrector del Instituto Universitario del Gran Rosario

Comentarios