Luego de que el Ministerio de Salud de la provincia presentara una denuncia judicial contra el bar El Cairo y el Hotel Riviera porque en esos dos lugares no se cumple la ley, sancionada por la Legislatura santafesina, que impide fumar en bares y restaurantes, desde el local de Santa Fe y Sarmiento se explicó que no son ellos quienes incumplen la norma sino los parroquianos que se resiten a apagar el cigarrillo pese a los carteles se prohibición que hay en el lugar y de los pedidos del personal.Adrián Díaz, abogado de El Cairo,aseguró que el bar "no incita" a que se fume sino todo lo contrario, pero aclaró que el personal no puede hacerse cargo de que haya clientes que no acaten la norma. Y contó que día atrás un policía presente en el lugar intentó a convencer a los clientes que fumaban para que dejaran de hacerlo, pero que no lo consiguió. "Es la gente la que no cumple la ley, no el bar", enfatizó. En cuanto a la presentación contra El Cairo y el Riviera, según informó a Radio 2 el subsecretario Legal de la cartera sanitaria, Carlos Bulong, se realizaron inspecciones tanto en el bar del hotel de San Lorenzo y Corrientes como en el tradicional local de Sarmiento y Santa Fe y en ambos se comprobó que había gente fumando.