Lo más importante

Día de la Seguridad Vial: a separar el alcohol del volante

Se juntan firmas para avalar el proyecto de alcohol cero y tiene lugar una actividad lúdico-recreativa de educación a niños en Plaza Montenegro

 

0 Comentarios
0 Comentarios

Este 10 de junio, se conmemora el Día de la Seguridad Vial. Por tal motivo, la Asociación Civil Compromiso Vial organiza diversas actividades para difundir su trabajo y concientizar a la ciudadanía acerca de los riesgos del alcohol al volante. A las 8.15 está previsto un izamiento en el Monumento a la Bandera y luego una reunión con autoridades y familiares de víctimas en el Concejo Municipal. Finalmente, de 11.30 a 13 se juntan firmas en Plaza Montenegro (San Martín y San Luis) para avalar el proyecto de alcohol cero, que busca bajar el límite de alcoholemia en la ciudad, incorporando medidas preventivas para los índices de 0 a 0.3, cursos de reflexión obligatorios y un fondo público de lucha contra el alcohol al volante.

En tanto, desde las 13.30 se realiza en la plaza Montenegro una actividad lúdico-recreativa de educación en la temática, con niñas y niños del primer ciclo de establecimientos escolares de la ciudad. La propuesta es organizada en forma conjunta por la Agencia de Movilidad y Seguridad Vial de la Municipalidad de Rosario, dependiente de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana, y la Agencia Provincial de Seguridad Vial de Santa Fe.

En la oportunidad, alumnas y alumnos podrán recorrer un circuito vial que emulará una pequeña ciudad, donde aprenderán, a través del juego, lo que significa el respeto por el espacio público, a la par que tendrán la oportunidad de conocer sobre normas y señales de tránsito y medidas de seguridad.

Al finalizar el recorrido, se les entregará una fruta para fomentar la alimentación saludable, una luz ojo de gato para que coloquen en sus bicicletas, y material informativo. Además, habrá un espacio para aprender educación vial desde el arte, y también juegos lúdicos y de entretenimiento. Como cierre, los chicos recibirán un diploma por haber participado de la jornada de educación vial.

En sintonía, en horas de la mañana tendrá lugar una jornada lúdica de concientización en la Escuela Fiscal Nº 83 Juan Arzeno, de Ovidio Lagos 1064, donde los chicos se instruirán en Seguridad Vial.

Alcohol cero

“El objetivo principal de esta iniciativa es aportar a crear una nueva cultura vial, disociando alcohol y conducción y entendiendo que cuando se maneja no se debe tomar ni una gota de alcohol. Es poner la vida y la seguridad de las personas por encima de cualquier otro derecho, tanto de vender como consumir alcohol. Hablamos de tolerancia cero porque planteamos medidas preventivas para quienes sean detectados con más de 0 gramo de alcohol en sangre y sanciones económicas a partir de 0.3. E incorporamos cursos obligatorios de revisión de conducta para todo infractor que sea detectado con más de 0”, indicó el edil Sebastián Chale, autor de la ordenanza.

La iniciativa, que fue tratada en el Observatorio de Políticas Viales del Concejo, cuenta con la firma de María Eugenia Schmuck y Miguel Ángel Cappiello y con aportes de instituciones y ONG’s referentes de la seguridad vial.

Cabe recordar que hoy Rosario cuenta, al igual que la ley nacional, con un límite de 0.5 para conductores de autos, 0.2 para motociclistas y 0.0 para transporte público. “Queremos equiparar la tolerancia en los conductores particulares y profesionales. La reducción del límite ha sido una medida exitosa en países como Uruguay y Chile, donde la normativa permitió bajar un 30% las muertes en accidentes viales producidos por el consumo de alcohol. A partir de 0.3 los riesgos se duplican, por eso establecemos desde ese límite, sanciones más duras, elevando los montos en los casos de infracción más graves”, indicó Chale.

“Dependiendo de la cantidad de etanol en sangre se producen diversos efectos en el organismo: con 0.15, disminución de reflejos; con 0.2, falsa apreciación de distancias y subestimación de velocidad; con 0.3, trastornos motores y euforia; con 0.5, aumento de tiempo de respuesta; con 0.8, trastorno general del comportamiento; con 1.2, cansancio, fatiga, pérdida de la agudeza visual y con 1.5, embriaguez motora”, ilustró el concejal y agregó: “Los efectos dependen de muchos factores, como el tipo de bebida, el peso y la edad de la persona, el cansancio o sueño que tenga o cualquier medicamento que haya tomado. Por eso, no se puede especular en cuanto se debe tomar para no llegar a 0.2 o a 03. Incluso estudios demuestran que aún con esa ingesta mínima, y sin la persona percibir cambios en su conducta, presenta reducción de reflejos y de su capacidad para conducir. Debemos entender que cuando manejamos, no debemos tomar ni una gota de alcohol”.

La ordenanza prevé modificaciones sustanciales en el código de faltas, incluyendo inhabilitación para conducir y cursos obligatorios para todo infractor por alcoholemia. La carga horaria de los cursos dependerá de la gravedad de la infracción, contemplando entre 4 y 20 horas de dictado. Así, quienes sean detectados con un índice de 0 a 0.3 deberán cumplir con este curso. A partir de 0.3 se sumará una penalidad económica, que irá de 50 a 600 Unidades Fijas (UF), aumentando considerablemente en los casos más graves.

Chale también destacó la creación de un fondo público de lucha contra el alcohol al volante convocado y coordinado por las secretarías de Salud y de Control y Convivencia Ciudadana y e integrado por ONG’s locales referentes de la seguridad vial. La finalidad de este fondo será contribuir con el financiamiento de cursos de concientización y reflexión.

Se estima que al menos 80% de los accidentes de tránsito son atribuidos a errores humanos. Entre este tipo de causas, conducir bajo los efectos del alcohol es la principal. Según estadísticas de la Asociación Civil “Luchemos por la Vida”, en Argentina 22 personas mueren por día, 8.000 por año y se registran más de 120.000 heridos anuales de distinto grado por siniestros viales. Asimismo, en Rosario, de acuerdo a los datos oficiales difundidos por la Secretaría de Control, entre enero y octubre de 2014, 1316 rosarinos fueron detectados conduciendo bajo los efectos del alcohol. Entre ellos, 140 tenían más de 1,5 miligramos en sangre; 273 registraron valores entre 1 y 1,5 miligramos y 245 se ubicaron entre 0,75 y 1. Además, a 612 les dio valores de entre 0,50 y 0,75, mientras que 46 se negaron al test. “Desde el Concejo debemos aplicar medidas concretas que apunten a reducir estos números en el ámbito de nuestra ciudad. Son bienvenidos los controles, que en los últimos años se duplicaron, pero también sabemos que esto no va a disminuir si no apuntamos a modificar la forma de manejar, si no asumimos mayor conciencia del riesgo que significa conducir bajo los efectos del alcohol. Si no entendemos que el alcohol al volante mata”, señaló el autor de la iniciativa.

“El Estado desde todos sus niveles debe tomar a la seguridad vial como una política prioritaria, representando esto la necesidad de modificar aquellos comportamientos y conductas presentes en la movilidad en la vía pública”, concluyó Chale.

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo