El tifón Saomai dejó 31 9 muertos en China, de acuerdo al último balance provisional de las autoridades publicado por la agencia Nueva China.

 

El registro anterior señalaba 295 muertos, principalmente en las provincias costeras de Zhejiang y Fujian (sureste), golpeadas por el tifón el jueves pasado.

 

Saomai ha sido el tifón más violento de los últimos 50 años en China, según la Meteorología Nacional.

 

El pueblo pesquero de Shacheng, de 175 marineros muertos, fue la principal víctima del tifón Saomai, que dejó al menos 319 fallecidos en China, según las cifras oficiales divulgadas.

 

Los equipos de rescate buscan hallar a las decenas de pescadores que aún están desaparecidos tras hundirse sus barcos en aguas de la localidad, que depende del municipio de Fuding, en la provincia de Fujian (sureste).

 

Es el octavo tifón que llega este año a la costa china, y el Saomai ( que significa Venus en vietnamita) es el más potente del último medio siglo y entró en China el pasado jueves a través de la provincia oriental de Zhejiang, donde dejó 87 muertos, la mayoría al derrumbarse sus casas, y 52 desaparecidos.

 

En Fujian son ya 230 los fallecidos, mientras que en la vecina provincia de Jiangxi murieron dos personas y otra está desaparecida.

 

Los vientos huracanados que arrastró el tifón en la zona durante el fin de semana alcanzaron los 252 kilómetros por hora y se llevaron los tejados de todas las viviendas en 20 kilómetros a la redonda.

 

Pese a que se debilitó y se convirtió en tormenta tropical al poco de llegar a tierras chinas, el Saomai, cuya fuerza fue comparada por los expertos con la del Katrina, desmanteló la flota pesquera del municipio, al hundir 600 de los 2 mil 600 barcos que la componen.