Según datos del Ministerio Público de la Acusación, la cantidad de crímenes sigue siendo alta con respecto a otras provincias. Aumentó la proporción en la cantidad de mujeres víctimas. Es alta la participación de las armas de fuego. Hay más detenidos en general, pero menos en espacios policiales

La cantidad de homicidios en la provincia de Santa Fe y en la ciudad de Rosario bajaron durante el 2017. Pero seguramente habrá un repunte en las estadísticas de este año, según las proyecciones de los primeros tres meses. La tasa de homicidios sigue siendo más alta que en otras jurisdicciones, aunque las fuentes de información son distintas. El uso de armas de fuego sigue siendo altísima y mucho más en nuestra ciudad. A todo esto, el nivel de individualización de los autores de los delitos llega al 60 por ciento de las causas. La cantidad de detenidos va en aumento, de la misma manera que desciende el número de personas privadas de la libertad alojadas en establecimientos no carcelarios. Estos son datos del informe preliminar del Ministerio Público de la Acusación, al que tuvo acceso Rosario3.com

Los homicidios en todo el territorio provincial fueron 299 el año pasado. Son los hechos que investigan los fiscales bajo esa carátula donde existe un uso intencional de la violencia y no cuentan los muertos en accidentes de tránsito, según definieron los investigadores. De esos 299, 162 se produjeron en el Departamento Rosario y 80 en La Capital. O sea, el 80% de los hechos ocurren en las dos principales ciudades de la provincia y un poco más de la mitad en la nuestra.

La caída es importante fundamentalmente con respecto a 2014 –cuando fue el pico de violencia–: 35% menos. Sin embargo, en la Fiscalía General creen que este año “puede haber un rebote” en la cantidad de crímenes. Según datos oficiales, hasta el 22 de marzo de este año hubo 87 homicidios en la provincia en la provincia y 50 en Rosario. Mientras que para la misma fecha del año pasado los números eran 77 y 43 respectivamente.

La tasa de homicidios (casos por 100 mil habitantes) es del 8,7% en Santa Fe. Hay un marcado descenso en relación al 2014 (-36%) y al 2016 (-21%). Esa tasa en Rosario también ha bajado un 41% en relación al 2013 y un 10% al 2016. Las cifras no son favorables si se las compara con la provincia de Buenos Aires cuya Procuración informó que fue de un 6,7% en 2016. La diferencia radica en el origen de los datos: la información de la policía, el sistema de salud y los datos propios del MPA santafesino, y la Policía Bonaerense.

Otro dato destacado es que “la proporción de la cantidad de mujeres muertas en homicidios aumentó más de un 50% entre 2014 y 2017 mientras que ha caído en un 41,8% la de los hombres. Esto no significa que todos esos casos hayan sido femicidios, ya que no están tipificados los hechos”, apuntó el director de Política Criminal de la Fiscalía General, Augusto Montero. Esto significa que aumentó el número de mujeres fallecidas mientras que la cantidad de hombres ha bajado.

La participación de las armas de fuego en los homicidios es muy alta. Fundamentalmente en Rosario, en un 79% de los casos del año pasado y en nueve de cada diez casos de los relevados durante el primer trimestre de 2018. El índice provincial es del 66,9% en 2017, muy alto si lo compara con el mismo indicador –aunque del 2016– de Provincia de Buenos (61%) o Ciudad de Buenos Aires (59%). Otra estadística donde la participación de la ciudad y de la capital provincial es decisiva en la constitución del número final ya que en el resto de los departamentos sólo el 35% de los homicidios se producen por ese medio.

Más información

Aumentó el número de detenidos