Un grupo de militantes de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) se enfrentó hoy con la policía que custodia la sede de la Gobernación en Rosario tras enterarse de que la vicegobernadora María Eugenia Bielsa se había retirado del lugar y no atendería sus reclamos.La reacción de los manifestantes, que pretendían desde la mañana entregar un petitorio en reclamo de de frazadas, zapatillas y colchones, fue subiendo de tono y éstos terminaron arrojando piedrazos que provocaron la rotura de los vidrios de las puertas principales de la casa de Gobierno ubicada en calle Santa Fe. Además, en su intento por derribar las vallas policiales e ingresar por la fuerza a la delegación, alrededor de cuatro efectivos resultaron heridos. Más tarde, con la promesa de que la vicegobernadora finalmente los atendería, los manifestantes se tranquilizaron.