Lo más importante

Indignación en el hospital Centenario por la ruidosa protesta de UPCN

A metros de la sala de neonatología, el gremio tiró bombas de estruendo e hizo sonar bombos y trompetas. Usaron una ambulancia para bloquear una calle. Padres de bebés recién nacidos, médicos y autoridades del centro de salud criticaron la metodología

1 Comentarios
1 Comentarios

Este lunes por al mañana, el gremio de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) llevó a cabo una ruidosa protesta frente al hospital Centenario, en el marco de una medida de fuerza de nivel provincial en reclamo de reapertura de paritarias y reformas en la Caja de Jubilaciones. Hubo bombos, redoblantes, trompetas, bombas de estruendo y hasta cruzaron una ambulancia para bloquear una calle. Todo eso a metros de las salas donde están internados muchos pacientes y, especialmente, muchos bebés recién nacidos.

Los estruendos de las bombas y el sonido de los instrumentos alteró la atención en el hospital público, ya que muchos médicos, residentes, empleados y familiares de personas internadas manifestaron su indignación y preocupación. La mamá de un recién nacido contó en De 12 a 14 (El Tres) que su bebé “se sobresaltaba cada vez que estallaba una bomba”.

Juan Sugueta, el gremialista de UPCN que lideró la protesta, intentó dar explicaciones al periodista de El Tres Juan Pedro Aleart, diciendo que “es un paro activo, nosotros siempre pedimos disculpas”.

“Si una bomba es una aberración, hay muchas aberraciones acá adentro”, señaló Sugueta. “Después de cada movilización nosotros hacemos nuestra reflexión, y ahí sacamos conclusiones sobre si lo hicimos bien o lo hicimos mal”, agregó.

Adrián Roscón, director del hospital Centenario, consideró que “el gremio debe tomar conciencia de que las protestas se deben hacer con medidas que no afecten a la comunidad en general”.  

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

  1. Imagen de perfil de Mokyna 1
    Monica Graciela

    La desubicación en su máxima expresión. No da ni para comentar ya que la estupidez no tiene límites. Y aclaro que no estoy en desacuerdo con la protesta pero si con la forma

Segui Leyendo