A diferencia de este lunes, cuando se despegó de las operaciones ferroviarias que le imputan, este martes el ex secretario de Transporte de la Nación, Ricardo Jaime, se abstuvo de declarar en la segunda causa por corrupción que enfrenta. Su abogado Andrés Marutián pidió la excarlación yla Fiscalía se opuso.

Según informó Télam, Jaime se negó esta mañana a prestar declaración indagatoria en la causa donde está imputado por supuesto “incumplimiento de deberes de funcionario público” a raíz de irregularidades en la renegociación de contratos de empresas ferroviarias concesionadas. Investigan su relación con la compra de material ferroviario en desuso a España y Portugal.

En tanto La Nación precisó la agenda del funcionario kirchnerista en Comodoro Py: a las 11 el juez Sebastián Casanello lo recibía en el marco de la causa por enriquecimiento ilícito en su contra en la que ya está procesado.

Se trata de una ampliación de indagatoria para preguntarle por una moto de agua en poder de su hija Julieta, cuya compra no podría justificarse. Al mediodía, la propia Julieta Jaime, imputada como supuesta testaferro de su padre, deberá presentarse a su vez ante el magistrado.

Posteriormente, está prevista una audiencia ante la sala I de la Cámara Federal porteña por la apelación de un procesamiento dictado en su contra por el juez federal Norberto Oyarbide por irregularidades en la adjudicación de trabajos de reparación de vagones del ferrocarril Belgrano Norte.

A esta audiencia podría concurrir Jaime o bien estar representado por su abogado.

Más información

Jaime negó acusaciones y culpó a De Vido, que sería citado

“Jaime detenido es una imagen de salud para el país”