Para el intendente Lifschitz, el presidente Néstor Kirchner y el gobernador Jorge Obeid "no son pluralistas", tendencia que no está presente "ni en el discurso, ni en los dichos ni en los actos de gobierno". El funcionario respondió de esta manera al ser consultado por Radio 2 sobre los afiches con los que el justicialismo santafesino empapeló la ciudad tras el acto del 25 de mayo. En los carteles, que parecen preparar el terreno para las elecciones de 2007, aparece la sigla "OK" con una doble significación: más allá de la habitual expresión del inglés que indica que algo "está bien", las letras hacen referencia a una alianza del gobiernador Obeid y el presidente Kirchner.Consultado sobre la guerra de afiches, Lifschitz evaluló: "Es un gesto positivo, una buena expresión de deseo por parte del gobierno de invitar al pluralismo". Sin embargo, aclaró que "al pluralismo no sólo hay que enunciarlo sino practicarlo. Se lo demuestra aceptando a aquel que piensa distinto cuando se acerca a nosotros en algún pensamiento o idea".Con respecto al reclamo de aumento salarial de los choferes del transporte urbano de pasajeros, que podría disparar el costo de la tarifa, el intendente Lifschitz expresó que "no hay una situación nueva en la ciudad con respecto a este tema". "No hemos recibido reclamos y esperamos que los actores que tengan que sentarse a dialogar lo hagan para llegar a un acuerdo", señaló.Acerca de la posibilidad de un paro de ese servicio, Lifschitz fue cauto y no quiso anticipar una opinión. "La situación no está planteadas, hay un buen nivel de diálogo con las empresas y estamos en proceso de desarrollo de una importante licitación del transporte por lo tanto no queremos adelantrnos".