Lo más importante

Los beneficios de la gimnasia acuática

Esta disciplina trabaja todos los grupos musculares, tonificándolos y permitiéndonos lograr un contorno corporal definido y un descenso sostenido de peso. Para potenciar los resultados, es preciso seguir una alimentación variada y de porciones pequeñas

0 Comentarios
0 Comentarios

La gimnasia acuática, también denominada “aquagym”, consiste en ejercicios repetitivos que buscan lograr la tonificación muscular. Muchas veces se trabaja con pesas, pelotas o step para intensificar el efecto. Lo común es que esta actividad se lleve a cabo en piscinas de poca profundidad con una temperatura que puede rondar entre los 28 °C y los 31 °C. Por esta razón, puede ser practicada por personas que no saben nadar.

Atención a las cantidades

Lo ideal es practicar gimnasia acuática dos o tres veces por semana. Para que el descenso de peso sea sostenido, es preciso seguir una dieta equilibrada rica en frutas, verduras, cereales y carnes magras, repartidas entre las cuatro comidas principales. Las porciones deben ser del tamaño de un puño y, por día, es importante beber dos litros diarios de agua.

Hidratos de carbono

No cometer el error de eliminar a los hidratos de carbono de nuestra dieta diaria, ya que son la fuente principal de energía. Todas las personas que practican deportes tienen que contar con una alimentación que incluya legumbres, arroz pastas y papa (patata), dos o tres veces por semana.

Lo que se debe evitar

- Los alimentos ricos en grasas, como fiambres, embutidos o snacks, ya que no sólo aportan calorías “extra”, sino que, además, al ser ricos en sodio, favorecen la retención de líquidos.

- Bebidas como gaseosas, jugos azucarados o alcohol. Reemplazarlas por agua saborizada con unas gotas de limón. No sólo nos hidrata sino que, además, nos purifica.

- Confituras y productos de pastelería; poseen un alto contenido de calorías y aportan 0 nutrientes.

Dieta e intensidad

Existen tres posibilidades de ejercicios acuáticos:

- Bajo impacto: deslizamientos suaves en el suelo y siempre manteniendo un pie en éste.
- Alto impacto: saltos y pérdida de contacto con el suelo de la piscina. El cuerpo siempre se proyecta hacia arriba.
- Sin impacto: el cuerpo flota sin que los pies toquen el piso.

Es importante adaptar nuestra alimentación diaria al tipo de ejercicio que realicemos: si es de alto impacto, la cantidad de calorías que se gastan es mayor que de bajo o sin impacto.

Proteínas y masa muscular

Al practicar gimnasia acuática, se pone en actividad intensa a todos los grupos musculares de nuestro cuerpo. La mejor forma de contribuir a su recuperación y construcción, es el consumo diario de proteínas. Estas deben constituir entre un 10 y un 15 % de nuestra alimentación diaria. ¿Un tip para revitalizarnos una vez que la sesión acuática ha finalizado? Consumir un sandwich de pan integral con pechuga de pollo. Una taza de leche con cereales es otra buena opción que, además de proteínas, aporta carbohidratos.

Fuente: revistasaludalternativa.com

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo