El proyecto enviado por el Ejecutivo para facultar al jefe de Gabinete a reasignar partidas presupuestarias sin control de los legisladores avanza en el Congreso. Los principales senadores del oficialismo adelantaron que este martes la iniciativa será tratada en comisión, con el objetivo de lograr la semana que viene media sanción de la Cámara alta. "El proyecto será debatido mañana en comisión y sancionado el miércoles próximo", afirmaron en conferencia de prensa el jefe del bloque oficialista en el Senado, Miguel Angel Pichetto, y el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, Jorge Capitanich. "Está la voluntad política del bloque de aprobar esta iniciativa, porque es una iniciativa imprescindible por razones presupuestarias ordenatorias. No se trata de otorgar la suma del poder público, como dijo la oposición", sintetizó Pichetto. La polémica desatada por el proyecto volvió a generar hoy una encendida justificación oficial, que tomó esta vez la forma de un ataque directo a la oposición que desde el viernes pasado viene cuestionando con dureza el proyecto. El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, evaluó que las críticas "son propias de alguien que carece de ideas" y que los dirigentes que las encarnan "generan un debate para llenar el vacío de ideas".Precisamente, a las críticas lanzadas por el ex presidente Alfonsín y el ARI de Elisa Carrió hoy se sumaron las de los diputados Francisco de Narváez (del ex duhaldista Bloque Federal), Ernesto Sanz (UCR) y Luis Gavilsi (PRO). De Narváez sostuvo que el proyecto oficialista "es un atropello a las instituciones", que "desgraciadamente no sorprende a los argentinos" porque el Gobierno de Néstor Kirchner "tiene permanentemente estas iniciativas". En diálogo con las radios América y Continental, el diputado advirtió, de todos modos, que no coincide con Alfonsín "en decir que se acabó la República". Por su parte, Sanz resaltó la unanimidad que existe en las filas opositoras en cuanto al rechazo a la iniciativa. "Sólo tiene el apoyo del Ejecutivo", sostuvo, al tiempo que pidió conocer "qué piensan los diputados oficialistas que en privado se sienten incómodos con el proyecto". La polémica fue desatada por un proyecto del Gobierno que prevé aumentar las facultades del jefe de Gabinete para reasignar cualquier tipo de partida presupuestaria. La iniciativa propone la modificación del artículo 37 de la ley de Administración Financiera y del 15 de la ley de Responsabilidad Fiscal, lo que le daría carácter permanente a una facultad que, hasta ahora, Alberto Fernández pedía ocasionalmente cuando se discutía el Presupuesto.