Por primera vez desde la entrada en vigor el lunes del alto el fuego entre Israel y la milicia de Hezbolá, militares israelíes emprendieron una acción en suelo libanés. En los combates con la milicia chiita murieron tres combatientes y un soldado.

Un portavoz militar israelí en Tel Aviv explicó que el fin del operativo realizado durante la noche del viernes al sábado era evitar el tráfico de armas procedente de Siria e Irán. Aseguró además que el objetivo de la acción se había cumplido.

Con la protección de ataques aéreos simulados, helicópteros israelíes transportaron a Líbano dos vehículos Hummer a unos 100 kilómetros de la frontera israelí. Con estos vehículos todoterreno los soldados israelíes marcharon hasta el pueblo de Budai, a unos 30 kilómetros de la ciudad de Baalbek, donde se enfrentaron con milicianos de Hezbolá.

El primer ministro libanés, Fuad Siniora, calificó de "flagrante violación" del alto el fuego la operación armada realizada por Israel en el valle de la Bekaa, en el este del país. "La operación llevada a cabo al amanecer de hoy por las tropas israelíes en la región de la Bekaa constituye una flagrante violación del acuerdo de cese de hostilidades decidida por el Consejo de Seguridad de la ONU", dijo Siniora en un comunicado.

El primer ministro informó a Terje Roed Larsen y Vijay Nambiar, emisarios de la ONU que se encuentran en Beirut, que "tratará este asunto con el secretario genera l de las Naciones Unidas", Kofi Annan. La nota añade que Siniora protestó ayer ante Annan por las "violaciones israelíes del espacio aéreo libanés", en referencia a los vuelos realizados por aviones de combate israelíes sobre territorio del país vecino.

Entretanto, este sábado por la mañana desembarcaron los primeros 200 soldados franceses en el puerto de Nakura, en el sur de Líbano, que reforzarán la tropa de paz de la ONU en Líbano. Una avanzadilla de unos 50 uniformados transportarán maquinaria pesada.

El pasado lunes comenzó un alto el fuego, considerado muy frágil, tras 33 días de combates en el sur de Líbano. Israel detuvo sus ataques aéreos en Líbano, mientras que Hezbolá dejó de lanzar misiles contra ciudades israelíes. Desde entonces se han registrado algunas refriegas en el sur de Líbano, donde todavía siguen desplegadas las tropas israelíes.