Lo más importante

¡No te lo pongas!: cuando la moda es peligrosa para la salud

Las prendas ajustadas, como pueden ser los pantalones apretados o las fajas, pueden derivar en problemas circulatorios o incluso dolencias gástricas, en caso de ejercer presión sobre la zona abdominal
0 Comentarios
0 Comentarios

Desde hace tiempo, gran parte de la población se ha preocupado por estar actualizada con las tendencias de moda, ya que es una de las formas de potenciar la autoestima y mejorar su apariencia física.

Los diseñadores de cada época se han encargado de crear fabulosas prendas y accesorios que han permitido definir personalidades y descubrir personas más seguras y profesionales. El inconveniente es que, aunque se han destacado los atributos físicos, muchos de los diseños no han tenido en cuenta algunos posibles efectos en la salud que podrían ser perjudiciales.

Lo cierto es que hoy en día se ha comprobado que hay algunas tendencias que pueden acarrear efectos no deseados cuando no se tienen en cuenta algunas consideraciones antes de dejarse llevar por ellas.

Jeans ajustados

Los jeans ajustados llegaron para quedarse y tanto hombres como mujeres los han utilizado desde hace varias décadas. Esta prenda es una de las más versátiles a la hora de vestir, ya que puede combinarse con otra prenda sofisticada o alguna relajada.

El problema que se les ha encontrado es que al ser tan ceñidos al cuerpo, presionan los nervios que suministran a los muslos, lo que genera un entumecimiento y sensación de hormigueo, que más tarde puede conducir a la inflamación y problemas de circulación.

Por otro lado, también pueden ejercer cierta presión en la zona abdominal, provocando problemas gástricos como el reflujo ácido.

Corsets y fajas

Hace cientos de años los corsets eran un elemento básico de la moda que les permitía a las mujeres moldear su cintura y lograr un tamaño más pequeño. Hoy esta prenda no es tan común, pero en su lugar hay una con efectos negativos muy similares: las fajas.

Este tipo de ropa interior diseñado para hombres y mujeres cuenta con unos tejidos de compresión que pueden suavizar los grumos y los bultos del cuerpo para lograr una apariencia más tonificada y delgada mientras se esté utilizando.

Aunque no se puede negar que la prenda hace lucir mejor los vestidos, es mejor reconocer que su uso puede resultar dañino para la salud.

Al ejercer tanta presión en la zona del vientre, este artículo causa molestias digestivas, aumentando la acidez estomacal y el reflujo.

Colitas de caballo o moños ajustados

Las colas de caballo son uno de los peinados clásicos para lucir casuales o deportivas. Existen muchas formas de realizarla, pero la mayoría suelen ser bastante ajustadas y tirantes.

Aunque por un momento se puede percibir esa sensación de tirón, la mayoría de mujeres ignoran que al apretarla están generando problemas de alopecia debido al debilitamiento que sufren los folículos pilosos.

Tacos altos

Son quizá uno de los accesorios de belleza más antiguos y utilizados en todos los lugares del mundo. Al usarlos las piernas lucen alargadas y sexys pero, además, le añaden un toque de elegancia a nuestros looks.

Pero… ¡Cuidado! el uso frecuente de tacos altos, especialmente los de tipo “aguja” genera problemas en los pies y en las piernas debido a la presión que pueden soportar.

La mayoría de mujeres han sentido un fuerte dolor en los pies debido el uso prolongado de este tipo de calzado. Además, a largo plazo, muchas han sufrido de juanetes, uñas encarnadas y fascitis plantar.

Lo peor de todo es que por la anormal distribución del peso corporal, tanto la espalda como las rodillas también desarrollan diversos tipos de dolencias.

Estiramiento de las orejas y perforaciones

Las perforaciones en las orejas han sido un ritual muy popular en muchas culturas. Hasta hace algunos años estos pequeños agujeros servían para lucir accesorios muy bonitos en las niñas pero, con el pasar del tiempo y las tendencias, han “evolucionado”.

Ahora el uso de aros son una moda tanto en hombres como en mujeres, siendo común realizarlos en más partes de las orejas o en otras zonas del cuerpo, como la lengua, nariz y el ombligo.

Si bien esta práctica se puede realizar de forma segura, también implica algunos riesgos como posibles infecciones, desgarro en la piel o daño de los nervios subyacentes.

De nada sirve lucir bien y desarrollar dolencias o enfermedades.

Fuente: mejorconsalud.com

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo