La empresa Space Adventures, que ya envió a tres turistas al espacio, ha anunciado que está a punto de lanzar una nueva oferta, la posibilidad de llevar a cabo un paseo espacial de una hora y media de duración por 35 millones de dólares (20 correspondientes al viaje, y 15 al paseo), unos 28 millones de euros.

 

El proyecto debe tener la aprobación de la Agencia Espacial Rusa, que se encarga del viaje y la estancia, según declaró Eric Anderson, director ejecutivo de Space Adventures. En ese marco, la empresa está realizando los trámites y estudios necesarios para que un turista espacial dé el primer paseo por el exterior dentro de un año, según publicó el diario El Mundo.

 

El viaje incluye el lanzamiento en una cápsula Soyuz, una estancia de aproximadamente una semana en la estación y un paseo de 90 minutos con un equipo de astronauta. Se estima que el periodo de entrenamiento previo al viaje del turista será de más de seis meses.

 

Gregory Olsen, el tercer turista espacial, despegó el pasado mes de octubre del cosmódromo de Baikonur a bordo de una nave Soyuz con destino a la Estación Espacial Internacional (ISS). Acompañaba a los dos astronautas que reemplazaron a la tripulación de la estación. Olsen, un científico y empresario estadounidense de 60 años, pagó unos 16 millones de euros por el viaje.

 

Olsen fue a la ISS junto con el astronauta de la NASA , Bill McArthur, y el ruso Valeri Tókarev, ingeniero de a bordo. El turista contrató un viaje de una semana a través de Space Adventures, que también llevó a los dos turistas espaciales anteriores: su compatriota Denis Tito, que viajó a la ISS en 2001, y el sudafricano Mark Shuttleworth, que lo hizo al año siguiente.

 

Olsen invitó a 35 parientes y amigos, incluido su nieto, para que viera en Baikonur el lanzamiento de la Soyuz y el comienzo de su aventura espacial. El millonario surafricano Mark Shuttleworth pagó también por su viaje unos 22 millones de euros.

 

L a Agencia Espacial Rusa lleva años rentabilizando una parte de su actividad espacial gracias a millonarios dispuestos a cumplir el extravagante sueño de alejarse un poco de la superficie terrestre (unos 400 kilómetros es la órbita de destino) en una de las cápsulas rusas Soyuz.

 

La empresa Space Adventures actúa de intermediaria en estos vuelos turísticos desde el primer viaje del estadounidense Denis Tito. Además, en los últimos años Space Adventures ha ofrecido vuelos parabólicos en aviones para experimentar durante 30 segundos la ausencia de gravedad (más de 6 mil euros por persona) y admitiendo reservas para futuros vuelos suborbitales, además de gestionar los viajes en Soyuz.

 

Fuente: Télam