Lo más importante

"Pido perdón por los crímenes contra pueblos originarios en nombre de Dios"

En el marco de su visita a Bolivia, el Papa reconoció que “se cometieron graves pecados” en la llamada “conquista de América”. También criticó a la "economía que mata y destruye la madre tierra" y les pidió a los movimientos populares: "Pueden hacer mucho, no se achiquen"

2 Comentarios
2 Comentarios

Después de la misa masiva, de la polémica por la "cruz comunista", el Papa Francisco emitió un discurso con un profundo mensaje político y social hacia movimientos populares en Bolivia y también reconoció los “pecados” de la Iglesia contra los pueblos originarios de América.

"Se han cometido muchos y graves pecados contra los pueblos originarios en nombre de Dios", dijo y generó la reacción de los presentes, que lo aplaudieron de pie. El Papa aclaró que "lo han reconocido mis antecesores" e insistió: "Pido humildemente perdón por los crímenes contra pueblos originarios por la llamada conquista de América".

Además, el pontífice describió los males del presente, habló de un sistema "casi salvaje" contra las personas y que perjudica al medio ambiente -que denominó "casa común" de la humanidad-, pero les dijo a los presentes: "Ustedes pueden hacer mucho" y "no se achiquen".

"Me atrevo a decir que el futuro de la humanidad está en sus manos", añadió y señaló también que los militantes de las organizaciones son "sus queridos hermanos, que trabajan en lo pequeño, lo cercano, oponiendo una resistencia activa a un sistema que excluye y mata".

Habló entonces de pelear por "las tres T: Tierra, Techo y Trabajo". Los felicitó por luchar "en lo cercano, en el árbol, sin descuidar el bosque". "Ustedes son sembradores del cambio, que Dios les dé coraje. alegría y pasión para seguir sembrando. Tarde o temprano vamos a ver los frutos”.

"A los dirigentes, les pido, sean creativos, nunca pierdan el arraigo de lo cercano", dijo y llamó a "construir sobre bases sólidas y necesidades reales: junto a los trabajadores pobres, los campesinos y las familias marginadas, no se van a equivocar". 

Francisco habló del "cambio" pero reconoció: "No esperen de este Papa una receta, ni el Papa, ni la Iglesia tienen el monopolio de la interpretación de la realidad social ni las soluciones a problemas contemporáneos. No existe una receta".

Sin embargo, sí propuso "poner la economía al servicio de los pueblos". "Los seres humanos y la naturaleza no deben estar al servicio del dinero; digamos no al sistema de exclusión. Esa economía mata y destruye la madre tierra", añadió. También les pidió que “cuiden la unidad” ante cualquier intento de división y advirtió: “El nuevo colonialismo adopta distintas caras”.

Misa masiva

Varios centenares de miles de personas asistieron este jueves a la mañana a la misa campal encabezada por el Papa Francisco en Santa Cruz de la Sierra, la única de su visita a Bolivia, en la que el pontífice exhortó a los fieles a “no cerrarse a los más pobres” con el argumento de que “no nos cierran las cuentas”.

“Cuántas veces vivimos situaciones que pretenden anestesiarnos la memoria y así se van perdiendo los motivos de alegría y comienza a ganarnos una tristeza que nos vuelve individualistas, que nos hace perder la memoria de pueblo elegido, y esa pérdida nos disgrega, hace que nos cerremos a los más pobres”, dijo Francisco durante la homilía de la misa celebrada en la Plaza del Cristo Redentor.

“Frente a tantas situaciones de hambre en el mundo, no podemos decir: «No nos dan los números, no nos cierran las cuentas»”, porque “en un corazón desesperado es muy fácil que gane espacio la lógica que busca transformar todo en objeto de cambio, de consumo” y deja afuera, por descarte, “a todos aquellos que no producen”.

El obispo de Roma, retomando el pasaje evangélico de la multiplicación de los panes y los peces que se había leído momentos antes, afirmó: “Jesús, una vez más, vuelve a hablarnos y nos dice: - no es necesario que se vayan, denles ustedes de comer”, y más adelante reiteró que la mirada de Cristo “no acepta una lógica que siempre ‘corta el hilo por el más débil”.

La misa campal fue la primera actividad de la agenda del Papa en Santa Cruz de la Sierra, a donde arribó a las 22.30 de ayer proveniente del aeropuerto de El Alto y tras realizar una visita de cuatro horas a La Paz.

El altar de 40 metros de largo y 14 de ancho, instalado a los pies del monumento del Cristo Redentor, fue construido especialmente para la ocasión y evoca la arquitectura de los templos de las misiones jesuíticas establecidas durante los siglos XVII y XVIII en la zona de la Chiquitanía, la extensa llanura ubicada en el sudeste de Bolivia de la cual forma parte Santa Cruz de la Sierra.

De la celebración, que duró dos horas y media, participaron 700 sacerdotes, 40 obispos y 2.500 laicos: estos últimos fueron los encargados de entregar las 750.000 hostias consagradas en el momento de la comunión.

Entre las 15.000 sillas dispuestas en un área preferencial circundante, 30 fueron ocupadas por representantes del cuerpo consular argentino, y 25 por residentes argentinos que llegaron vestidos con camisetas y banderas albicelestes.

Antes de la misa, el Papa realizó un recorrido de 11 cuadras a bordo del papamóvil por los alrededores de la Plaza, trayecto a lo largo del cual fue vivado por miles de fieles que llevaban horas aguardándolo y agitaban pañuelos a su paso.

“Como católico es inolvidable tenerlo acá y no podía perdérmelo”, aseguró a Télam Jaime Velázquez, quien viajó desde la ciudad de Tarija, distante 600 kilómetros, para participar de la misa.

“Estoy segura que me voy a ir de aquí con una sensación hermosa, de mucha felicidad y tranquilidad”, dijo Rosa Alba mientras agitaba su banderita tricolor y mostraba orgullosa una remera con la leyenda “Bienvenido Francisco”.

“Venir a ver al Papa es muy distinto que ir a ver a una estrella de rock porque es algo que viene del interior, que nace de mucho más adentro lo que nos trae aquí”, afirmó Mónica Villa.

Ubicada a 875 kilómetros de La Paz y a unos 400 metros sobre el nivel del mar, la ciudad de Santa Cruz -la más poblada del país- lucía desde ayer totalmente trastocada por la visita papal con decenas de calles cerradas y 7.000 policías garantizando la seguridad.

El pontífice llegó anoche a Santa Cruz y tuvo su primer contacto con las multitudes al atravesar el “Cambódromo”, un amplio espacio verde donde miles de personas se agolparon para darle la bienvenida.

Por la tarde está previsto que mantenga un encuentro con sacerdotes, religiosas, religiosos y seminaristas en el Coliseo Don Bosco, y a partir de las 17.30 participará, junto al presidente Evo Morales, del cierre del II Encuentro Mundial de Movimientos Populares en el centro de exposiciones Expocruz.

Fuente:

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Te puede interesar

0

Emergencia Social: ¿Quién es el legislador que votó en contra?

Se trata del diputado salteño Alfredo Olmedo. Argumentó que la iniciativa promueve la “vagancia” y que “el país se hizo grande trabajando". “Creamos una fábrica de pobres. Algún día tiene que gobernador alguien que haya pagado la luz con el sudor de su frente”, expresó.

Comentarios

  1. Imagen de perfil de Eduardo_10 1
    Eduardo Guzman

    y si...es la hipocresia creyentonta...pedimos perdon y ya esta...todo arreglado...cuanto daño hacen y haran estas maslditas religiones y sus malditos representantes...

  2. Imagen de perfil de Diego Roberto 2
    Diego Roberto Botto

    y como habla en nombre de dios.......

Segui Leyendo