Lo más importante

Pie feliz: trucos caseros para evitar el mal olor en el calzado

Algunos “remedios” caseros y naturales para paliar tanto el hedor como las bacterias que lo provocan. Bicarbonato de sodio, cáscara de naranja y hasta el congelador figuran en la lista “a mano”
0 Comentarios
0 Comentarios

El mal olor en el calzado es un problema bastante común. Sí, gente, sincerémonos y dejemos de mirar para otro lado cuando algo huele raro en una habitación compartida.

Este oloroso desencanto puede tener varias razones: falta de higiene adecuada, exceso de sudoración y hongos.

Si bien en el mercado hay una variada gama de productos para “controlar” la situación en el calzado, también hay trucos naturales que pueden convertirse en aliados, según explica el portal MejorConSalud.

Las cáscaras de cítricos. No importa si es limón, naranja o toronja. Hay que introducirlas dentro de los zapatos/zapatillas y dejar que actúen toda la noche para que tengan el tiempo suficiente de neutralizar el mal olor.

naranja


El aceite esencial de árbol de té. A no fruncir el seño porque se consigue. Tiene propiedades antisépticas y antibacteriales.

Es aconsejado para combatir hongos y bacterias, y por su agradable aroma también puede ser útil en la eliminación de malos olores.

Dos o tres gotas en la plantilla del calzado y lo dejás actuar toda la noche.

Una vieja conocida entre los espanta olores de todo tipo es la lavanda. Funciona bien en estos casos tanto por su aroma como por su ligera acción antibacteriana.

Hay que introducir unas cuantas flores de la planta dentro de los zapatos. O bien, unas gotas de su aceite esencial.

bicarbonato


Otro aliado viejo conocido en el terreno de los antitranspirantes es el bicarbonato de sodio. Y los pies son una de las áreas del cuerpo donde mayor cantidad de sudor se produce.

Agregale un poco del polvo blanco a tus zapatos y déjalo actuar para que sus propiedades antibacterianas actúen de forma eficaz contra el desagradable olor.

Poner los zapatos en el congelador. Sí, leíste bien. Este truco no sólo puede aumentar hasta dos números el calzado, sino también acaba con el mal olor.

Los acomodás de noche al lado de la cubetera y, a la mañana siguiente, los secás al sol.

zapatos congelador


El último de los consejos es cambiar las plantillas. Sí, así de sencillo. Sobre todo, si los tips de arriba no te funcionaron.

Por lo general es justo esta parte la que absorbe el sudor y todas esas bacterias que desencadenan esta condición.

Además, puede que mejore tu pisada.

Más allá de lo dicho, conviene recordar que usar calzado cerrado todos los días colabora en la reproducción de hongos y bacterias, y que airearlos (si es posible, lavarlos también) ayuda a la causa.

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo