Lo más importante

Recomendaciones para prevenir enfermedades cardiovasculares y metabólicas

Desde el Ministerio de Salud provincial, a través del Programa de Enfermedades Crónicas no Transmisibles (ECNT), reiteraron que estas enfermedades son la principal causa de muerte a nivel mundial y nacional

0 Comentarios
0 Comentarios

Desde el Ministerio de Salud provincial, a través del Programa de Enfermedades Crónicas no Transmisibles (ECNT), reiteraron que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte a nivel mundial y nacional. Se trata de trastornos que afectan al corazón y los vasos sanguíneos, incluyen cardiopatías coronarias, accidentes cerebrovasculares, hipertensión arterial, arritmias, vasculopatías periféricas, entre otras.

También existe el síndrome metabólico, conocido también como síndrome X, el cual es cada vez más habitual. El mismo se caracteriza por un conjunto de enfermedades que comprenden a la hipertensión arterial, los niveles elevados de glucosa, colesterol y triglicéridos y un exceso de grasa alrededor de la cintura, entre otros, lo cual aumenta el riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca.

En ese marco, la responsable provincial del mencionado programa, Gabriela Sosa, destacó que “hay factores de riesgo que influyen en la aparición de este síndrome, como lo son una alimentación no saludable, el sedentarismo, la obesidad, la hipercolesterolemia, la diabetes, el tabaquismo y el alcoholismo, los cuales hay que tratarlos para la prevención de las citadas enfermedades”.

Prevención de enfermedades cardiovasculares y metabólicas

En lo que se refiere a la alimentación saludable, la funcionaria manifestó que “uno de los nutrientes que aporta beneficios en nuestro organismo para la prevención de las enfermedades cardiovasculares y metabólicas es la fibra alimentaria, que es la parte de los tejidos vegetales comestibles que no puede ser atacada por las enzimas del aparato digestivo, aunque hay algunas fracciones que son degradadas en forma parcial por la flora bacteriana presente en el intestino”.

“Los beneficios que trae su consumo es que ayudan a mejorar el funcionamiento intestinal, ya que contribuye a arrastrar una mayor cantidad de sustancias potencialmente tóxicas para nuestro organismo hacia el exterior a través del intestino, facilitando los movimientos peristálticos del mismo y de este modo favorecer la evacuación y combatir la constipación o el estreñimiento; disminuir la absorción de colesterol y azúcar en sangre”, sostuvo Sosa.

Prevención y tratamiento de la Diabetes tipo 2

También remarcó que ello “es de gran relevancia para la prevención y tratamiento de la diabetes tipo 2 e hipercolesterolemia, brinda mayor saciedad al ingerir los alimentos y comidas que las contienen, lo que favorece su ingestión en las personas con sobrepeso u obesidad, ya que con poca cantidad de alimento la misma queda satisfecha”.

“La fibra puede ser insoluble, la cual se encuentra principalmente en cáscaras, tallos y hojas, y soluble en pulpas y semillas. Las fuentes alimentarias de este nutriente son las hortalizas, las frutas, el salvado de trigo y panificados que lo contengan, el germen de trigo, los cereales integrales, las semillas (de sésamo, lino, etc.), las legumbres y sus harinas (lentejas, porotos, garbanzos, arvejas, porotos de soja), las pulpas de frutas frescas, las frutas desecadas y el salvado de avena”, explicó.

Finalmente, la funcionaria provincial, sugirió que para lograr que el organismo se beneficie con la ingesta de fibra, se debe:

- Aumentar el consumo diario de hortalizas y frutas en las distintas comidas del día, en preparaciones donde estén crudas o cocidas. Ejemplo: consumir una ensalada de distintos vegetales en el almuerzo y cena, incluyendo en esta vegetales de distinto color; comprender como guarnición de las carnes una preparación con legumbres; incorporar frutos en rellenos de hamburguesas, panes o budines de carne; contener hortaliza de distintos colores en los guisos.

- Consumir frutas en el desayuno y la merienda.

- Utilizar salvado de trigo o de avena o semillas de sésamo para rebozar las milanesas y hamburguesas de carne o de pollo o de pescado.

- Agregar semillas a una ensalada de vegetales y a la de frutas o mezclar vegetales con legumbres en una misma preparación.

- Consumir diariamente panes y galletitas con salvado o integrales.

- Tener en cuenta que al aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra hay que hidratarse bien para digerir mejor este nutriente; por lo cual lo ideal es beber entre un litro y medio a dos litros de agua por día.

- Incluir diariamente vegetales y frutas en la alimentación de los niños, adolescentes, mujeres y adultos mayores, para que estos puedan verse favorecidos con los beneficios que las fibras aportan.

Fuente: santafe.gov.ar

¿Qué te pareció la nota?

No me gustó Me gustó

Comentarios

No se han realizado comentarios en esta nota. ¡Se el primero en comentar!

Segui Leyendo